DESDE EL PARQUET

Gas Natural mejora sus expectativas

Las re­cientes ad­ju­di­ca­ciones en el sud­este de México, con dos nuevas con­ce­siones de dis­tri­bu­ción de gas, apenas han re­ani­mado la co­ti­za­ción de Gas Natural Fenosa, más pen­diente ahora de las ale­ga­ciones a las acu­sa­ciones de la CNMC por al­terar el precio de la elec­tri­ci­dad.

En concreto, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) mexicana le ha otorgado a la compañía los permisos de distribución en los Estados de Campeche y Yucatán, lo cual supondrá 513.000 nuevos puntos de suministro en total. Estas adjudicaciones, según cálculos de Ahorro Corporación, representan el 6,4% del total de puntos de suministro del gas en Latinoamérica, donde la compañía es líder, y el 3,84% del total incluido España.

Una noticia positiva, pero que los expertos no creen que vaya a romper de momento la dinámica de debilidad que viene mostrando el valor desde el mes de junio debido a la menor producción eléctrica, la caída de los márgenes de gas y las incertidumbre sobre el uso de los beneficios de las desinversiones de 2017.

Los analistas de Credit Suisse confían, sin embargo, en la mejora de todos estos factores en los próximos meses. Motivo por el cual, la firma ha elevado su recomendación sobre Gas Natural de neutral a superior al mercado tras elevar su precio objetivo de 18,4 a 21 euros por acción.

Esta nueva estimación se sitúa muy cerca de los máximos del grupo en mayo y supone un potencial de revalorización cercana al 10%.

La firma suiza de inversión espera que el beneficio por acción recurrente de la compañía energética crezca un 8% el próximo ejercicio, impulsado por una recuperación parcial en producción hidroeléctrica y márgenes sostenidos en gas. En este sentido, se observan presiones alcistas en el suministro de gas gracias a las próximas renegociaciones de contratos y una mejor perspectiva global.

Aunque el bróker prevé un recorte de los objetivos anunciados por el grupo en 2016, estima que estos ya están sobradamente descontados y no serán significativos. Es más, la atención se focalizará en el destino que dé el grupo a los 3.200 millones de euros procedentes de las desinversiones realizadas en el ejercicio.

El rebote de las acciones a finales del mes de noviembre parece confirmar este creciente optimismo por parte de los analistas fundamentales. Para alcanzar los 21 euros, sin embargo, el valor deberá superar antes una más que sería resistencia en torno a los 20 euros. Por lo que los expertos técnicos auguran un proceso lateral de consolidación en el corto plazo antes de abordar nuevos objetivos que apunten hacia sus máximos históricos.

Artículos relacionados