DESDE EL PARQUET

Zoido destaca el mayor optimismo de la Bolsa

El pre­si­dente del BME ase­gura que 2017 fue uno de los me­jores años bur­sá­tiles de la dé­cada

Antonio Zoido, BME
Antonio Zoido, BME

El ac­tual ejer­cicio eco­nó­mico ha sido uno de los me­jores de la úl­tima dé­cada tanto en el ám­bito eco­nó­mico como fi­nan­ciero tras la grave crisis mun­dial ini­ciada en 2007.Así lo ha puesto de ma­ni­fiesto el pre­si­dente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido, en su dis­curso du­rante la tra­di­cional co­mida na­vi­deña de la Bolsa. En el ba­lance del ejer­ci­cio, Zoido ha des­ta­cado “el re­la­tivo op­ti­mismo que ha do­mi­nado la ac­ti­vidad eco­nó­mica y fi­nan­ciera en 2017”.

Los mercados de valores del mundo han cotizado al alza; el beneficio de las empresas sube, las economías crecen, las inversiones se reactivan y las previsiones macro son favorables aún en un marco de relevantes incertidumbres.

En España, en particular, los niveles de crecimiento se han mantenido sólidos, en concordancia con la recuperación experimentada en la zona euro. El PIB acumula 16 trimestres consecutivos al alza y se espera que cierre el año con un crecimiento del 3,1%.

Aunque el próximo ejercicio se baraja una posible moderación en el ritmo de crecimiento parece que mantendrá el vigor de los tres últimos años con fuerte creación de empleo, aceleración del gasto en consumo e inversión.

Gracias a esta solides, el Ibex 35 ha logrado obtener su mejor resultado en cuatro años al acumular una subida cercana al 10% a finales de diciembre después de haber llegado a revalorizarse un 21% en la primera parte del ejercicio.

La tensión política, en particular en España, y otras incertidumbres mundiales han influido de forma negativa en los últimos meses, frenando las subidas y deteriorando la comparación con el comportamiento de otros mercados.

Con todo, ha señalado Zoido, el balance de 2017 ha sido realmente positivo para los mercados financieros españoles:

Al respecto, la Bolsa española ha vuelto a situarse entre las líderes del mundo en financiación con 39.000 millones de euros facilitados a las empresas. El volumen de ampliaciones de capital ha crecido un 31%, hasta 29.477 millones.

Las empresas además han recuperado el interés por estar en Bolsa. En total, este año se han incorporado 23 nuevas sociedades a los mercados de BME, captando 4.290 millones. En el mercado continuo se han estrenado Cash, Neinor Homes, Gestamp, Aedas Homes y Unicaja y otras 18 empresas han sido admitidas en el MAB.

También ha crecido significativamente la financiación vía deuda. Este año ha sido el más activo para el MARF y se ha aumentado el saldo vivo en un 35%, hasta los 2.477 millones. La admisión a cotización ha superado los 3.700 millones con operaciones de 28 empresas de peso y de diversos sectores.

El ejercicio ha sido especialmente relevante la incorporación de Socimi´s y su aportación a la recuperación del sector inmobiliario. Ya son 48 las presentes en los mercados de BME –una más 49 si se incluye la que sale a cotizar hoy–, con una capitalización que asciende a 20.000 millones.

El pago por dividendo ha sido otro de los factores destacados. Las compañías han distribuido entre sus accionistas en torno a 25.000 millones. La rentabilidad por dividendo de la Bolsa española continúa siendo así de las más atractivas al superar el 4% de media.

La cifra de contratación de renta variable se ha situado en los términos del ejercicio anterior, sobre los 650.000 millones. Los no residentes tienen acciones por el 45% del valor del mercado, un nuevo máximo histórico. La posición financiera de los hogares españoles también se sitúa en máximos históricos tras registrar un nuevo avance.

Una recuperación general de la confianza que ha permitido a la Bolsa cerrar su primer año en positivo desde 2013 con un alza cercana al 10%. Aunque entre los índices españoles ha destacado sobre todo el Ibex Small Caps con una revalorización superior al 26%. El valor de las empresas de pequeña capitalización supone ya el 53% del global del mercado.

BME espera ahora consolidar este momento favorable en el 2018, pese a los importantes desafíos económicos y financieros que se presentan. El principal de ellos será la entrada en vigor de la Mifid II, para la cual el grupo se ha preparado exhaustivamente tanto en su estructura organizativa como en prestación de servicios.

Los costes operativos de acceder a los valores cotizados se encuentran en mínimos históricos, lo que confirma una buena ejecución de precios y una reducción de costes. BME confirma así su capacidad para responder a los proceso de cambio vividos en los últimos años para afrontar el futuro sin renunciar, tal y como ha destacado Zoido “a su identidad y sus principios de transparencia y seguridad”.

Artículos relacionados