Las hojas de ruta de Santander y CaixaBank vencen du­rante el pró­ximo ejer­cicio

Bankia, Sabadell e Ibercaja convierten 2018 en el año de los planes estratégicos

El del BBVA per­dura hasta 2019 con FG de re­ti­rada y el de Bankinter hasta 2020

Bankia
Bankia en Plaza de Castilla, Madrid

A menos de un par de se­manas para inau­gurar el nuevo año, 2018 se ave­cina como el año por ex­ce­lencia en planes es­tra­té­gicos de la banca es­pañola. Bankia, Sabadell e Ibercaja ya tienen pre­vista su apro­ba­ción de unos pro­yectos a tres años tras el pa­rén­tesis vi­vido en las dos pri­meras en­ti­da­des. Los dos grandes del mer­cado es­pañol, Santander y CaixaBank, cul­minan el pró­ximo año sus res­pec­tivos pla­nes, mien­tras que el BBVA se va hasta 2019 (cuando FG cumple 75 años) y Bankinter hasta 2020.

En los cuarteles generales de algunos bancos no sólo se trabaja en estos días con el cuadrante del ejercicio que toca a su fin, sino que sus directivos ya están más que manos a la obra con las nuevas estrategias de cara a los próximos ejercicios, una vez que ya han superado algunas incertidumbres regulatorias y, en menor medida, políticas al menos en el terreno doméstico.

Bankia ya ha trabajado durante 2017 bajo las premisas que contendrá el plan estratégico que se conocerá en los primeros meses de 2018, como han reconocido públicamente su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, y su consejero delegado, José Sevilla. El foco se ha puesto en el cliente y ya tendrán sus gestores vía libre para la integración de BMN y la vuelta a determinados negocios (como la financiación inmobiliaria).

Respecto al primer asunto, la integración de BMN, la dirección de Bankia ya ha planteado su oferta inicial para reducir la plantilla en unos 2.500 empleados, el grueso de ellos en la red de oficinas. Se trata de un primer contacto con los representantes de los trabajadores, por lo que todo promete a una cifra algo inferior para llegar a un acuerdo en el ajuste de empleados.

El Sabadell de José Oliu se ha tomado 2017 como un año de transición para encarar la integración de la plataforma tecnológica del británico TSB. Tras su Plan Triple, que venció a finales de 2016, también se espera para los primeros meses de 2018 su nuevo plan estratégico que no se verá afectado, como dijo su consejero delegado Jaime Guardiola, por la situación política en Cataluña.

Con menos presiones, la cúpula de Ibercaja acaba de indicar que ya ultiman un nuevo plan estratégico "transformador" para los próximos tres años, después de haber cumplido los objetivos fijados para el que vencía durante este ejercicio.

Tanto su presidente, José Luis Aguirre, como el consejero delegado, Víctor Iglesias, se han mostrado confiados en permanecer al margen de fusiones con sus nuevos objetivos y, sobre todo, una vez que el veterano Amado Franco haya tomado las riendas de la Fundación Ibercaja que es el primer accionista del banco instrumental creado por el cambio de la ley de cajas de ahorros.

Más plazo

Situación muy distinta es la que se vive en Santander y CaixaBank. El grupo presidido por Ana Botín culminará en 2018 su plan bianual que no se ha modificado pese a haber cumplido la mayoría de sus objetivos. En el horizonte, el Santander aún tiene pendiente la integración del Popular tras la adjudicación del mismo el pasado mes de junio.

La CaixaBank de Jordi Gual también llega al último ejercicio del plan trianual que se había fijado. Desde luego, en la formulación de la nueva hoja de ruta se deberá tener en cuenta la integración del portugués BPI y su dimensión más internacional, así como su posición líder en el mercado doméstico o ibérico.

Caso distinto es el del BBVA. Su plan estratégico no vence hasta 2019, justo el año en el que su presidente, Francisco González (FG), cumplirá los 75 años de edad (eso sí, en el mes de octubre y no antes). En plena salida del banquero de Chantada, el segundo grupo español deberá replantearse su futuro que, sin duda, pasará por lo digital.

Bankinter ya amplió en 2016 su plan Tres en Raya hasta 2020. El banco ha cambiado en los últimos tiempos con su presencia en Portugal, tras adquirir parte del negocio de Barclays en el mercado luso. Liberbank, Kutxabank y Unicaja también tienen fijados sus objetivos hasta 2020.

Artículos relacionados