Monitor de Consumo Bancario

Comienzan a aplicar la doc­trina es­ta­ble­cida en no­viembre por el Supremo

Los juzgados españoles ya anulan las cláusulas multidivisa

Las can­ti­dades que pueden re­clamar los afec­tados al­canzan las cinco ci­fras

Bankinter
Bankinter

Los ór­ganos ju­di­ciales es­pañoles no han tar­dado en em­pezar a tras­ladar a sus fa­llos sobre hi­po­tecas mul­ti­di­visa la doc­trina es­ta­ble­cida por el Tribunal Supremo a me­diados del mes pa­sado, cuando cer­ti­ficó me­diante sen­tencia la "falta de trans­pa­ren­cia" de este tipo de prés­tamo, es­ti­mando su nu­lidad par­cial. Bankinter es una de las en­ti­dades más afec­ta­das.

La denominada hipoteca multidivisa es un préstamo con garantía hipotecaria, a interés variable y en el que la moneda de referencia no es el euro, sino otra divisa, a elección del prestatario. En el momento de formalización de la hipoteca, el montante financiado es convertido a la divisa elegida (dólares, yenes, libras, etc.), aplicando el tipo de cambio vigente en la fecha de la firma.

Las fluctuaciones de las divisas salen muy caras Uno de los más madrugadores a la hora de aplicar la decisión del Supremo ha sido el juzgado de primera instancia número 4 de la provincia de Zamora, que el pasado 28 de noviembre declaró nulas las cláusulas multidivisa de un préstamo por vivienda concedido por Bankinter, al detectar que el consentimiento de los afectados estaba viciado por no haberse cumplido los adecuados requisitos de transparencia.

En este caso, el capital pendiente de amortizar pasó de 285.000 a más de 367.000, debido a la inestabilidad del mercado de divisas. Un factor del que, según el fallo del juzgado zamorano, no se informó a los clientes.

Por consiguiente, se condenó a Bankinter a reconvertir a euros la cantidad adeudada, además de reembolsar a los afectados "cuantas cantidades haya percibido en concepto de comisiones ilícitas no informadas y cobradas", más los intereses y las costas devenidas en el proceso. Una historia de la crisis

El apogeo de la comercialización de las multidivisa tuvo lugar en los meses previos al estallido de la crisis, cuando el Euribor se había estabilizado por encima del 5%.

Este tipo de préstamos solían usar como referencia el yen o el franco suizo, que gracias a la diferencia del tipo de cambio respecto a la moneda única europea abarataban la cuantía de la cuota mensual. Hoy, con el Euribor por debajo de cero y el euro bajo mínimos debido a los programas de estímulo, el efecto es el opuesto, produciéndose un fuerte perjuicio económico para los usuarios.

Según cálculos de iAhorro, los hipotecados que referenciaron su préstamo a francos suizos y yenes -las dos monedas más frecuentes en las multidivisa- podrán reclamar 75.840 y 51.275 euros de media, respectivamente

Artículos relacionados