El di­vi­dendo y la úl­tima ope­ra­ción cor­po­ra­tiva llevan al grupo cerca de má­ximos his­tó­ricos

Viscofan siembra para el futuro y empieza a convencer a los analistas

El mer­cado da por zan­jado el ‘profit war­ning’ de 2016 y las va­lo­ra­ciones em­piezan a crecer

Viscofan
Viscofan

Pocos fac­tores pueden cam­biar más el curso de una co­ti­za­ción que el di­vi­dendo. Pero si el au­mento de la re­tri­bu­ción al ac­cio­nista se com­bina con una ope­ra­ción cor­po­ra­tiva con sen­tido y a pre­cios ra­zo­na­bles, el cóctel puede ser im­ba­ti­ble. Un ejemplo de cómo com­binan ambos in­gre­dientes el Viscofan, que vuelve a le­vantar el vuelo en Bolsa y em­pieza a mover la hasta ahora ina­mo­vible vo­luntad de unos ana­listas es­cép­ti­cos.

El fabricante navarro de envolturas celulósicas está sacando mucho partido en los últimos días del año a sus últimas novedades corporativas. La adquisición de las filiales europeas de Supralon Internacional por 12 millones de euros no tiene una gran relevancia en términos económicos, pero el mercado ha interpretado que la compañía española está sembrando para el futuro reforzando su posición en la tecnología de plásticos.

Los inversores empiezan a dejar en el olvido el profit warning que en el verano de 2016 hundió la cotización de Viscofan un 8% por debajo de los 50 euros por acción. Desde entonces, este precio se ha convertido en la gran referencia en bolsa, un hueso duro de roer que por fin la compañía parece haber digerido. A lo largo mes del mes de noviembre y del mes de diciembre, Viscofan ha ido superando los niveles de los 51, 52, 53 y 54 euros sin solución de continuidad.

“El dividendo se ha convertido en uno de los grandes atractivos. Ya en 2016 la compañía hizo un esfuerzo para compensar a los accionistas por el impacto de la revisión a la baja de las estimaciones de ventas y beneficios y subió casi un 10% el dividendo a cuenta. Con una rentabilidad por dividendo cercana al 3%, Viscofan es una empresa interesante también para quienes buscan valores defensivos”, señalan fuentes bursátiles.

Ahora, la compañía ha dado un nuevo paso adelante y pagará hasta 0,62 euros por acción a cuenta de los resultados de 2017. La cifra supera en un 8,8% la del año anterior. Un anuncio –el dividendo se pagará el 21 de diciembre- que ha permitido a Viscofan un pequeño rally bursátil en este tramo final del año que lo lleva hasta niveles inéditos desde el mes de junio y muy cerca de los máximos del ejercicio.

Los dos movimientos de la compañía (la compra de Supralon y la mejora del dividendo) han provocado los primeros cambios de opinión entre los analistas, que apenas habían modificado este año sus expectativas sobre Viscofan. Los de Berenberg acaban de mejorar su recomendación desde mantener hasta comprar con un precio objetivo de 59,50 euros por acción. Si se cumple su vaticinio, Viscofan tocará nuevas record históricos.

La cifra está muy por encima de la media de 53 contemplada por el conjunto de las casas de análisis que cubren la compañía y se justifica, según Berenberg, porque Viscofan opera en un mercado con grandes economías de escala y por el liderazgo del grupo en el negocio (muy diversificado geográficamente) con una cuota muy superior a su perseguidor inmediato.

Antes, a finales de octubre, Kepler también subió su consejo desde vender a mantener. Por lo tanto, Viscofán recupera lentamente la confianza del mercado, que no obstante ya no le concede capacidad de subida tras el rally de las últimas semanas. “Habrá que esperar los resultados de la compra de Supralon y las cuentas del cierre del ejercicio para tomar decisiones. La subida de los últimos días ha sido fuerte y puede necesitar un descanso”, señalan fuentes del mercado.

Artículos relacionados