Las em­presas tam­bién han re­ti­rado 7.600 mi­llones el oc­tubre

Las familias certifican su éxodo de los depósitos bancarios

En oc­tubre re­ti­raron casi 5.000 mi­llones y ya van 10.000 mi­llones en cuatro meses

BBVA
Retirada de depósitos.

Las fa­mi­lias es­pañolas han ini­ciado un mo­vi­miento de aban­dono de los de­pó­sitos ban­ca­rios, por las ri­dí­culas ren­ta­bi­li­dades que ofrecen las en­ti­dades fi­nan­cie­ras. En el mes de oc­tubre for­ma­li­zaron la re­ti­rada de nada menos que 4.800 mi­llones de euros de las im­po­si­ciones a plazo fijo que te­nían en los bancos en el mes de sep­tiem­bre, según los úl­timos datos di­fun­didos por el Banco de España.

La época de los tipos bajos e incluso negativos, capitaneada por el Banco Central Europeo (BCE) para estimular la economía de los países de la Eurozona, ha determinado la caída a plomo de las rentabilidades hasta unos niveles casi ridículos. El interés medio de los depósitos hasta un año ha descendido desde los 0,15 puntos de septiembre del año pasado hasta los 0,09 puntos del mismo mes de este año. La rentabilidad del dinero a más de dos años ha caído a la mitad, el 0,08%.

Los depósitos de hogares se han reducido en nada menos que 4.900 millones de euros en el mes de octubre, hasta situarse en los 765.000 millones de euros. Pero este movimiento de descenso en el saldo de imposiciones ya comenzó a partir de julio. En cuatro meses se ha producido un descenso de 10.400 millones de euros.

Este escenario de dinero barato está estimulando una cada vez mayor preferencia por productos de mayor riesgo, como podrían ser los fondos de inversión, que crecieron el 1,12% en el mes de octubre. Los tipos reducidos también invitan al público a situarse en posiciones de liquidez. De hecho, hubo algún que otro banco estadounidense que, para combatir los tipos negativos, llegó hace unos meses a alquilar cámaras de seguridad en los bancos para depositar sus fondos, porque si lo hacían a través de imposiciones de dinero, tenían incluso que pagar.

Las empresas sueltan lastre

Las empresas también parece que se han decantado por la misma estrategia que las familias. En este caso, el descenso a plomo se ha producido en el último mes. En octubre, redujeron los depósitos en bancos en 7.600 millones de euros, hasta el nivel de los 226.800 millones de euros. Y eso se ha producido cuando, en el caso de las sociedades no financieras, los tipos han anotado ligeros avances en los últimos doce meses. El de las operaciones hasta un año han aumentado desde los 0,17 a los 0,19 puntos. En operaciones de uno a dos años, el avance en el rendimiento medio ha sido espectacular, desde los 0,15 a los 0,57 puntos.

La situación de tipos bajos en Europa no parece que vaya a cambiar al menos durante los próximos meses. El BCE ha comenzado a retirar los estímulos financieros extraordinarios que puso en marcha hace algo más de tres años, las compras de deuda de los estados para inyectar dinero en el sistema y presionar aún más a quienes mantuvieran posiciones de liquidez.

Una medida que tenía como objeto forzar a las entidades financieras a prestar dinero a empresas y familias y a estimular la economía real. Los tipos de interés para finales de 2014 ya habían alcanzado los mínimos del 0% y en algunos casos negativos, como el de los depósitos en el BCE, que tienen que pagar el 0,4%. No se espera un cambio en la situación de los tipos oficiales durante todo el año 2018.

El total de los depósitos de los residentes en España se encuentra situado en los 1,38 billones de euros después de reducirse en 13.800 millones de euros en el mes de octubre. Esta cifra incluye no sólo los depósitos de hogares y empresas, sino también los de los fondos de inversión, administraciones públicas, fondos de pensiones o fondos de titulización.

Artículos relacionados