Los pe­didos au­men­taron un 14,9% entre enero y sep­tiem­bre, hasta los 3.694 mi­llones

Indra presenta unos resultados que los analistas consideran sorprendentes

La in­cor­po­ra­ción de Tecnocom me­jora los in­gresos y el re­sul­tado neto y el ope­ra­tivo

Fernando Abril-Martorell asume la presidencia de Indra ...
Fernando Abril-Martorell, Indra.

Ciertos o no, los datos están ahí. Y habrá que creerlos porque lo que está en juego es la cre­di­bi­li­dad. La in­cor­po­ra­ción de Tecnocom y los pro­cesos elec­to­rales en Latinoamérica y en Oriente Próximo en la pri­mera mitad del año están siendo el motor de unos es­pec­ta­cu­lares re­sul­tados para Indra. En los nueve pri­meros meses del ejer­ci­cio, el grupo tec­no­ló­gico ha lo­grado un be­ne­ficio de 85 mi­llones de eu­ros, un 76% más que en igual pe­ríodo del pa­sado año.

Un crecimiento sustentado en la mejora del 8,5% de los ingresos, que se elevaron a 2.116 millones de euros gracias a la aportación de Tecnocom con una facturación de 167 millones. Esta compañía está generando grandes sinergias a Indra y los costes de su integración están siendo muy inferiores a los previstos

La facturación de la empresa que preside Fernando Abril Martorell refleja así la aceleración del crecimiento orgánico en el tercer trimestre (un 7%), sobre todo en los negocios de elecciones y tráfico aéreo.

También ha sido muy brillante la evolución del beneficio operativo que ha alcanzado los 171 millones, un 13% superior frente a los nueve primeros meses de 2016. Eso ha impulsado el margen de Ebitda del 7,7% al 8,1%,

Unas cifras que han superado de largo las mejores expectativas del mercado, especialmente del lado de los resultados. Entre tanto, el grupo sigue afianzando su actividad futura. La cartera de pedidos de Indra aumentó un 14,9% entre enero y septiembre, hasta los 3.694 millones.

Otro de los factores valorados muy positivamente por los expertos ha sido la reducción de la deuda neta en un 8,7%, de 745 a 680 millones de euros, que excluyendo a Tecnocom se habría situado en 460 millones de euros. Los analistas de Renta 4, de hecho, han puesto en revisión al alza su estimación de precio objetivo del valor y de momento mantienen su recomendación de sobreponderar.

El mercado, curiosamente, no acaba de fiarse. La primera reacción al alza se ha ido diluyendo como un azucarillo en el agua, poniendo en evidencia el fuerte castigo recibido por el valor durante las últimas semanas. Este recorte le ha llevado a perder la cota de los 12 euros, reduciendo su ganancia anual a poco más del 15%.

La consolidación de este nivel tras la presentación de sus cuentas se antoja ahora clave para su devenir inmediato en Bolsa. Según los analistas técnicos, de volverlo a perder en las próximas sesiones podría continuar la tendencia bajista hasta los 11,6 euros con posibilidad incluso de deslizarse hasta los 11 euros.

Si vence las dudas, como parecería lógico, podría iniciar un rápido rebote hacia su principal resistencia en los 13 euros. En cualquier caso, resulta muy complicado que pueda recuperar a medio plazo los máximos anuales registrados en julio a cerca de 14 euros por título.

Artículos relacionados