Monitor de Consumo Bancario

El BCE se­guirá un año más con su pro­grama de es­tí­mu­los, lo que arrastra el in­di­cador a la baja

El signo negativo del Euribor va para largo

Cerró oc­tubre en -0,18%, y acu­mula 21 meses en ne­ga­tivo

BCE
BCE

El texto de la Reforma Hipotecaria que debe adaptar la nor­ma­tiva es­pañola a las exi­gen­cias eu­ro­peas ha lle­gado por fin al Parlamento para su tra­mi­ta­ción. El pro­yecto, amén de va­rias dis­po­si­ciones en­ca­mi­nadas a com­ple­mentar las me­didas de pro­tec­ción al con­su­mi­dor, apuesta cla­ra­mente por los prés­tamos a tipo fijo, echando así un ca­pote a un sector ban­cario que ve cómo los tipos de in­terés baten ré­cords ne­ga­tivos mes tras mes. Una co­yun­tura que tiene todos los visos de con­ti­nuar mucho tiempo.

La racha por debajo de cero que lleva el principal indicador al que están referenciadas las hipotecas en España va camino de contabilizarse por años. El Euribor cerró el mes de octubre en el -0,18%, un nuevo récord, acumulando 21 meses consecutivos en terreno negativo. Y lo más seguro es que, al cierre de noviembre, los hipotecados continúen beneficiándose de esta insólita situación, que continuará hasta que el Banco Central Europeo (BCE) cambie su política de estímulos, algo que no parece que vaya a ocurrir a corto plazo.

El QE 'sui generis' que mantiene el Euribor en el fondo

Al asumir su cargo como presidente del BCE, Mario Draghi anunció su determinación de hacer "lo que hiciese falta" para salvar el Euro. Aquel juramento, hecho en un momento histórico en el que la Eurozona se hallaba ante un futuro incierto, se ha manifestado en forma de una serie de medidas excepcionales creadas ad hoc por el organismo y cuyo mayor estandarte es el programa de estímulos 'Quantitative Easing' (QE), dirigido a comprar deuda de Estados en apuros inyectando liquidez en el sistema. Un proyecto que Draghi sacó adelante ignorando los principios fundacionales del BCE y enfrentándose a Berlín.

En esencia, el QE a la europea 'made in Draghi' ha cumplido su objetivo fundamental de mantener baja la cotización del euro, dando como resultado una dinamización económica que ha sacado de los abismos la Economía de la Zona Euro, especialmente la de los países del sur. Uno de los efectos colaterales de esta política ha sido el de llevarse por delante el peso en los mercados de muchos activos financieros, entre los que se halla el Euribor.

Toño García, analista y Trader independiente, ha manifestado en el diario 'La Opinión de Zamora' que el Euribor no deja de ser "un producto de riesgo sujeto a fluctuaciones", y que "el indicador repuntará tarde o temprano pero no por sí solo. Lo hará con el permiso del BCE cuando éste cambie la política monetaria, es decir, cuando comience con una subida de tipos y cuando compre menos deuda".

A partir de enero, y según ha anticipado el propio organismo, e BCE reducirá a la mitad el volumen de deuda mensual que adquiere. No obstante, el programa seguira adelante al menos hasta septiembre del próximo año, así que todo parece indicar que tenemos Euribor raquítico para rato.

Artículos relacionados