Monitor de Innovación

Maryland au­to­riza cons­truir el primer túnel de vacío que atra­ve­sará Baltimore

Hyperloop: de Washington a Nueva York en 29 minutos

El sueño fu­tu­rista de Elon Musk, co­fun­dador de PayPal y Tesla, se hace realidad

Hyperloop
Hyperloop

Hasta ahora, Baltimore era co­no­cida por estos lares por ser el es­ce­nario de la acla­mada serie te­le­vi­siva 'The Wire'. Igual que esta obra de fic­ción rompió moldes en su día, la urbe nor­te­ame­ri­cana será re­vo­lu­cio­naria en el campo de los trans­portes aco­giendo en su sub­suelo el primer tramo de lo que será la pri­mera red de trenes su­per­só­nica del mundo, con­ce­bida por el mag­nate sud­afri­cano Elon Musk.

Según informa 'The Baltimore Sun', la administración del Estado norteamericano de Maryland ha concedido permiso a la compañía The Boring Company, propiedad de Musk, para la excavación de un túnel de 16,5 kilómetros de longitud que atravesará el tramo de la autopista que une Baltimore y Washington.

Este paso subterráneo servirá para poner en marcha la primera fase de un proyecto que aspira a conectar las ciudades de Nueva York y Washington a través de los trenes ultrarrápidos 'Hyperloop'.

La primera piedra en la construcción de un sueño futurista

El sistema Hyperloop -inventado por Musk, cofundador de PayPal y Tesla Motors- consiste en un mecanismo de aire comprimido capaz de mover objetos a través de un tubo construido entre dos puntos fijos. En este tubo se crea un vacío a través del cual la ausencia de rozamiento permitiría a los 'trenes bala' desplazarse a altísimas velocidades.

Muchos creen que este ingenio, que parece sacado de una novela de ciencia ficción, relegará al ostracismo al avión en los viajes continentales, cambiando para siempre el mapa de las infraestructuras. De hecho, The Boring Company prevé que la red Hyperloop Nueva York - Washington, una vez completada, unirá ambas capitales en trayectos de tan sólo 29 minutos. (Actualmente, ese trayecto, de unas 230 millas, cubierto por el Metroliner de la compañía Amtrak, se recorre en algo más de dos horas).

Eso sí, el Estado de Maryland ha puesto mucho empeño en dejar claro que la utopía no costará ni un sólo dólar del bolsillo de los contribuyentes, reduciéndose el papel de la Administración a conceder el permiso para realizar las obras, que serán financiadas exclusivamente con capital privado. Ahora sólo falta que el resto de autoridades de los territorios (DC, Pensilvania, Delaware y New Jersey) que atravesará la ambiciosa red de Munsk se muestren igual de receptivas.

Artículos relacionados