La firma del gran con­trato en Estados Unidos man­tiene sus pers­pec­tivas a medio plazo

Siemens Gamesa añade a su trance el ataque de los bajistas y complica su recorrido bursátil

Los es­pe­cu­la­dores cortos au­mentan más de un 50% en las úl­timas tres se­manas

Siemens Gamesa
Siemens Gamesa

Siemens-Gamesa, el fa­bri­cante his­pano alemán de ge­ne­ra­dores eó­li­cos, ha visto trun­cadas sus as­pi­ra­ciones más in­me­dia­tas, tal y como re­flejó con su re­ciente “profit war­ning”. Pero su de­venir se ha com­pli­cado. Desde que fruc­ti­fi­case la fu­sión su re­co­rrido en los mer­cados ha ido cada vez a peor. Y al­gunos ana­listas creen que esta ten­dencia puede se­guir. Los ope­ra­dores en corto se han su­mado a la fiesta, to­mando po­si­ciones in­có­modas dentro de su ca­pi­tal. Los in­con­ve­nientes no paran de crecer dentro de la com­pañía.

Siemens Gamesa acumula más noticias adversas en los últimos días y parece que su futuro de más corto plazo se complica para cumplir con sus aspiraciones. El “profit warning” que anunció el grupo a mediados del pasado mes de octubre fue simplemente el fiel reflejo de que no le está saliendo la estrategia como pensaba. Sobre todo, después de la unión con el gigante germano, del que se proyectaban grandes éxitos desde el inicio.

El 13 de octubre, la compañía dio a conocer una revisión a la baja en sus previsiones de beneficio operativo y de margen operativo proforma para el conjunto del ejercicio, debido a la actualización del valor contable de diversos activos en inventario, como consecuencia de la presión de precios y la situación del mercado. Dicho de otra forma, un error de cálculo al que han tenido que hacer frente para futuros trimestres.

Todo este cóctel ha ido acompañado de un claro desinfle en los mercados. Previamente al acuerdo con Siemens, Gamesa había ejecutado un rally alcista del que muchos inversores se hicieron eco. Sin embargo, desde que se convirtiera en oficial el color ha sido bien distinto. Tanto, que las acciones de la empresa española se han desplomado más de un 50% desde los máximos de abril de este año.

De esta manera, Siemens Gamesa es, por detrás de Técnicas Reunidas, el segundo valor más bajista del Ibex 35 en el año, con una caída del 27% ante estas dos revisiones de sus estimaciones de sus propias cuentas, que fueron anunciados en julio y en octubre, respectivamente.

El florecer de los cortos

Los inversores se cubren ante Siemens Gamesa. Y lo han hecho merced de una dificultad de encontrar un rumbo claro. De hecho, esa pérdida de apetito también se ha podido observar en un hecho que hace más daño aún al valor en términos bursátiles. Y es que el número de posiciones cortas se ha incrementado sustancialmente en las últimas fechas.

Según informó la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el número de posiciones bajistas dentro de su capital se disparó hasta el 2,99% desde el 1,91% anterior. Esto quiere decir que en un marco de tiempo de algo más de dos semanas se ha incrementado más de un 55%. Absolutamente revelador y el nivel más alto desde finales de enero de 2016, cuando sumó el 3,16%.

El fondo de alto riesgo, Capital Fund Management, tiene un 0,60% declarado en posiciones cortas dentro del capital de Siemens Gamesa, es el único bajista con nombre y apellidos, según las informaciones que facilita el regulador. Unos especuladores bajistas que han llegado a multiplicarse por quince desde el pasado 18 de agosto, cuando se encontraban en el 0,20%, provocando aún más la acentuación de la caída en los mercados de sus acciones.

Lavado de imagen

Con todo, el contrato para instalar 310 turbinas eólicas en EEUU provocó un cambio en la tendencia a la baja de Siemens Gamesa dentro del Ibex 35, aunque fuentes del mercado consultadas consideran que simplemente “es un lavado de imagen” en relación a su cotización en el rabioso corto plazo.

El macro pedido anunciado incluye la instalación de 310 turbinas eólicas en Estados Unidos. La capacidad total de este contrato asciende a 784 megawatios, equivalente al suministro de energía limpia a 240.000 hogares. Los aerogeneradores se instalarán en cinco proyectos eólicos terrestres diferentes, mientras que el grupo destacaba que "estos nuevos pedidos impulsarán los centros de producción en el país".

Los inversores reaccionaron con alzas y subidas de más del 5%. Por el contrario, el ya comentado “profit warning” debería pesar más, “al menos en el medio plazo”. Con un viraje de las estrategias al largo plazo, “sí podría cambiar el rumbo de la compañía en el parqué”. Por el momento, parece que su recorrido se complica.

Artículos relacionados