Pre campaña para la cita con las urnas el 21-D en Cataluña

Todos los par­tidos afinan sus equipos y listas elec­to­rales bajo el manto del 155

El vér­tigo pre elec­toral se ha apo­de­rado del am­biente po­lí­tico y so­cial ca­ta­lán, tras la apli­ca­ción del ar­tículo 155 que ha in­ter­ve­nido la Generalitat de Catalunya, y la de­ci­sión del pre­si­dente del go­bierno Mariano Rajoy, de con­vocar elec­ciones au­to­nó­micas en Cataluña para el jueves día 21 de di­ciem­bre. Todo ello des­pués de que el Parlament – ahora di­suelto por apli­ca­ción del ar­tículo 155 – vo­tase el pa­sado viernes día 27 de oc­tubre la ley de tran­si­to­riedad que debía con­ducir a la crea­ción de una República de Catalunya por 70 votos a fa­vor, 8 en contra y 2 abs­ten­cio­nes, en au­sencia de los dipu­tados de Ciudadanos, Partido Popular y Partit dels Socialistes de Catalunya que se opu­sieron y aban­do­naron la Cámara de 135 es­caños.

A las manifestaciones populares, a favor, o en contra, de una declaración de independencia – ya anulada por el Tribunal Supremo – siguieron la entrada en vigor del artículo 155, las citaciones judiciales, a petición del Fiscal General del Estado, de los presidentes de la Generalitat, Carles Puigdemont y del Parlament, Carmen Forcadell, junto a los consellers y los miembros de la Mesa parlamentaria. Con el paréntesis de Carles Puigdemont en Bruselas, para explicar su causa ante la Prensa y solicitar apoyos a las instituciones europeas que se mantienen firmes al soporte constitucional español, pero pidiendo dialogo para resolver el conflicto. De momento todos los bandos parecen darse un respiro – excepto el judicial – con la esperanza que la cita con las urnas del 21-D abra nuevas perspectivas.

Es improbable que los nacionalistas reediten su coalición de Junts pel Si (PDECat y ERC), que junto con la CUP sumaban una mayoría de 72 escaños. Tampoco es seguro que Ciudadanos, PP, PSC mejoren notablemente sus posiciones. La gran incógnita es que pasará en la nueva Catalunya en Comú, la nueva formación de Ada Colau i Xavier Domènech, que integrará además la ex coalición de izquierdas Catalunya sí que es Pot.

Se da por seguro que todos los partidos acudirán a la cita con las urnas y afinan sus estrategias. ¿Con que lideres? Pesa ahí la incógnita de cuál será el peso de la Justicia sobre los actuales dirigentes, sobre todo Puigdemont (PDECat) – aunque siempre dijo que no sería candidato – o de Oriol Junqueras (ERC), cuya formación continua siendo la que lidera todas las encuestas. La rebelión en el PDECat, ex Convergència, ya está en marcha con la oferta del ex conceller Santi Vila, que siempre se mostró reticente a la independencia, pero apuró hasta el último minuto para dimitir un día antes de la votación parlamentaria. Y, ¿qué pasará si las elecciones del 20-D arrojan unos resultados similares a los que existían hasta el pasado 27 de octubre?

Habrá avalancha de de encuestas en las próximas semanas. Pero, de momento cabe señalar la del Centre d’Estudis d’Opinió – realizada durante esos últimos y tumultuosos días – en que arroja una balance casi igual a la pasada legislatura: Junts pel Sí (JxSí) volvería a ganar las elecciones – aunque es dudoso que se reedite – y podría formar gobierno con la CUP hasta sumar una mayoría entre 68 y 72 diputados. Ciudadanos (Cs) volvería a ser el segundo grupo y principal partido de la oposición, con posible mejoría de un escaño hasta llegar a 26. El PSC podría recuperar dos o tres escaños, llegando a 19. Catalunya en Comú (que sumaría a los comunes la coalición de izquierdas de Catalunya sí que es Pot). Y, el PP seguiría con 11 escaños. Pero, el único resultado veraz será el que arrojen las urnas el jueves 21 de diciembre donde se prevé un alto índice de participación.

Artículos relacionados