DESDE EL PARQUET

Talgo, oscuro objeto de deseo

En pleno pro­ceso de con­cen­tra­ción del sector fe­rro­viario a nivel glo­bal, los ope­ra­dores han vuelto a poner en el punto de mira en Talgo como uno de los ob­je­tivos ac­ce­si­bles por parte de las grandes para ser ab­sor­bida.

Su modelo de negocio y su capacidad de crecimiento, junto a un precio de mercado más que atractivo, convierten al grupo en un oscuro objeto de deseo para los nuevos gigantes del sector.

Es posible, señalan algunos operadores, que una operación de estas características no sea inmediata después de la reciente integración entre Alstom y Siemens con el fin de competir con el megafabricante chino CRRC también nacido en los últimos meses.

Esta última sociedad ofrece como gran ventaja competitiva la capacidad de aunar los proyectos de fabricación con la financiación de los mismos, lo que amenaza con acaparar buena parte de los proyectos mundiales.

Dos grandes fuerzas, que tarde o temprano acabarán engullendo a las pequeñas empresas satélites siempre que lo permitan las autoridades regulatorias. En el caso de las cotizadas españolas, CAF presenta más dificultades para una operación de estas características por su tipo de accionariado, lo que deja a Talgo como una de las grandes referencias para posibles movimientos corporativos.

Entre tanto, la empresa mantiene una intensa actividad que la hace mucho más interesante. En estos días se ha conocido la ampliación de un contrato por parte de La Autoridad del Transporte Metropolitano de Los Ángeles (LACMTA, por sus siglas en inglés). En concreto, esta sociedad ha pedido a Talgo la remodelación de 36 vehículos ferroviales adicionales que contemplaba el contrato adjudicado en septiembre de 2016 para el Metro de Los Ángeles por un importe de 15,7 millones de euros.

En septiembre del año pasado, Patentes Talgo, filial en Estados Unidos, se adjudicó un proyecto para remodelar hasta 74 vehículos ferroviarios. El programa incluía una orden inicial de 38 vehículos y una opción de 36 adicionales que ahora se ha decidido ejercitar. Así, el valor total del contrato, que busca mejorar el desempeño de la Línea Roja del Metro de los Ángeles, se eleva a 62,5 millones de euros.

El ejercicio de esta opción permite a Talgo expandir su producción en Estados Unidos, mejorar sus márgenes de Ebitda y proporcionar al cliente "economías de escala" en toda la flota A650 de la ciudad americana.

La respuesta del mercado ha sido muy positiva. La cotización de la compañía ha reaccionado con alza del orden del 5%, en unas pocas sesiones, taponando la vía de agua que venía sufriendo desde sus máximos anuales en junio.

Desde esa fecha, el valor ha retrocedido más de un 20%, situándose por debajo de los niveles de principios de año y casi a la mitad de precio de su salida a Bolsa. Un castigo que los expertos no acaban de explicarse, teniendo en cuenta los positivos fundamentales del grupo y las oportunidades de negocio futuros.

Artículos relacionados