ANÁLISIS

El cupo vasco y las normas de competencia comunitarias

El Concierto es cons­ti­tu­cional pero su mo­di­fi­ca­ción uni­la­teral pro­vo­cará quejas de Bruselas

Puerto de Bilbao
Puerto de Bilbao

En sus pri­meras no­velas vas­con­ga­das, Baroja cuenta, con su so­ca­rrona pi­car­día, las di­fi­cul­tades para erra­dicar el pan­teísmo de los lu­ga­reños me­diante la im­plan­ta­ción del cris­tia­nismo. Los sa­cer­dotes lle­gados de otros te­rri­to­rios no ha­blaban el vas­cuence; el sermón no se en­tendía por aque­llos pa­ga­nos. La cosa ter­minó bien para el ca­to­li­cismo, sin em­bargo. Sabino Arana y su in­tran­si­gencia ante las malas cos­tum­bres de los ma­quetos fue ver­da­dera mano de santo para que los pa­ganos se con­vir­tiesen en fi­de­lí­simos ca­tó­li­cos.

Algo parecido le iba a suceder a Don Antonio Cánovas del Castillo después del triunfo liberal en la Tercera Guerra Carlista. Los liberales no consiguieron sustituir eficazmente a las Diputaciones Forales en su tarea recaudatoria, Hubo que buscar un convenio: el Concierto Vasco y el Convenio con Navarra.

El 23.06.1937, el gobierno rebelde del General Franco después de la caída de Bilbao suprime el Concierto con las provincias rebeldes de Guipúzcoa y Vizcaya. Se mantiene para la Álava, la “leal”, y Navarra.

La Constitución de 1978, en su disposición adicional primera, reconoce los Derechos Históricos de los territorios forales. Como ha recordado la diputada canaria a Albert Rivera, el Concierto y el cupo son constitucionales. Ha faltado quizá algún matiz en este argumento porque lo del cupo habría que discutirlo; cualquier reducción del mismo puede entrar en el proceloso lodazal de las Ayudas del Estado.

El Concierto Vasco, el Convenio Navarro y el Régimen Económico y Fiscal de Canarias son modificaciones al régimen fiscal general del Estado español y, en consecuencia sospechosos de discriminación fiscal y alteración de las normas de competencia comunitarias.

Los tres regímenes excepcionales fueron aprobados por la Comisión de Bruselas, por la única razón que estaban vigentes antes del ingreso de España en la UE. La Comisión de Bruselas tiene la competencia exclusiva que le confieren los Tratados en materias de ayudas de estado y vigilancia frente a la competencia desleal.

¿Qué pasa con el cupo y las consecuencias de esas modificaciones?. Las autoridades del País Vasco son quienes recaudan los impuestos y realizan los gastos públicos en su comunidad autónoma. Ahora bien, hay gastos estatales que no están cubiertos como los de defensa, infraestructuras portuarias y aeropuertos, el Parlamento y la Casa Real. Para atender a estos gastos comunes se ha establecido un cupo, 6,24% del gasto del Estado, que las autoridades vascongadas ingresan en el Presupuesto del Estado.

La reducción del cupo en 225 millones por debajo de lo que estaba fijado le permite al País Vasco reducir impuestos, por ejemplo es de sociedades, tanto para las grandes empresas como las Pymes. Atención entonces a Bruselas. Cualquier empresa española o comunitaria podría señalar que se está produciendo una competencia desleal.

La Comisión abriría un procedimiento de “Ayudas de Estado”. Ocurrió en el pasado con las “Vacaciones Fiscales”, aquella fórmula para abaratar la carga societaria y atraer inversiones hacia el País Vasco. La Comisión prohibió el procedimiento y obligó a que se devolviesen las ayudas recibidas.

Los Derechos Históricos, la Constitución del 78 y los Acuerdos Parlamentarios de 2017 no pueden eludir los compromisos adquiridos por el Reino de España al firmar su ingreso en la UE.

¿Afinarán sus argumentos las CCAA o los partidos políticos contrarios a la rebaja del cupo hasta encontrar el cómo demostrar que las reglas de competencia han podido ser violadas?

Artículos relacionados