El in­tento de compra de NH por Barceló es el primer paso de las ope­ra­ciones que se es­peran

El sector hotelero abocado a fusiones con el fin de los tipos cero

La con­cen­tra­ción es una forma de me­jorar la vi­si­bi­lidad de los re­sul­tados para aho­rrar costes

NH Hoteles
NH Hoteles

El anun­ciado cambio de la po­lí­tica mo­ne­taria del Banco Central Europeo (BCE) puede obligar a mu­chos sec­tores a llevar a cabo es­tra­te­gias de fu­siones o ad­qui­si­ciones para se­guir cre­ciendo. Entre ellos, el ho­te­lero, cuya ca­pa­cidad para se­guir ex­pan­dién­dose cada vez se aplana más. Su avance inor­gá­nico se an­toja como un factor ab­so­lu­ta­mente vi­tal. El avance del tu­rismo sigue siendo no­to­rio, pero no será su­fi­ciente como para man­tener el ritmo en el tiempo. Hacen falta más ins­tru­men­tos.

La industria hotelera mantiene una línea alcista del negocio bastante consolidada. Se encuentra dentro de esos sectores que se benefician del comportamiento positivo del ciclo económico y eso se lleva notando varios años. Mejoras en la cuenta de resultados de las principales compañías, en España NH y Meliá, más aperturas de hoteles y presencia en más regiones, además de revisiones de perspectivas al alta. Todo eso es de lo que se llevan nutriendo las compañías hoteleras.

La evolución al alza del turismo ha sido otro factor de peso que se ha ido notando. Especialmente, en territorio español este punto ha jugado mucho más a favor de estas empresas. Sin embargo, los próximos ejercicios pueden ser mucho más complicados al ver limada esa capacidad para seguir creciendo al mismo ritmo. Cada ver resulta mucho más difícil al encontrarse en un momento de gran madurez.

Por eso el sector hotelero podría tender a la concentración. Con el escenario de los tipos de interés bajos llegando a su fin, se encuentra en uno de los segmentos en los que no tendrá más remedio que crecer de forma inorgánica, mediante fusiones y adquisiciones. Se trata de un sector muy fragmentado y una manera de mejorar la visibilidad de los resultados es integrar y ahorrar costes.

Fuentes del mercado consultadas sostienen que, además, aunque las cifras de turismo marcan niveles récord en la actualidad, crecer a doble dígito en los próximos diez años “va a ser complicado”, por lo que una salida que les queda a las hoteleras son los movimientos corporativos.

El ejemplo de NH y Barceló

La clara ejemplificación de los movimientos que se avecinan es la reciente oferta que ha intentado Barceló, al ofrecer 7,08 euros por cada título de NH. Es decir, 2.480 millones de euros. Se trata de un precio que los expertos catalogan como exigente, puesto que supondría valorar a NH a 50 veces el beneficio estimado para el presente ejercicio. Por el contrario, este tipo de operaciones, con ofertas y contraofertas podría verse durante el próximo lustro.

En lo que compete a NH, la valoración sería positiva para sus inversores, a pesar de que hay que tener en consideración que tiene una estructura accionarial muy concentrada. El grupo chino HNA posee un 29,5%, el fondo británico Oceanwood un 12; y Hesperia un 9%.

Así pues, el tipo de relación que guardan los distintos accionistas, y que no ha sido muy fluida con el consejo, podría influir en la negociación, dado que se abrirá un proceso de auditoría y el consejo de NH deberá valorar si aprueba finalmente la oferta de fusión.

La operación de fusión, en este caso, tendría todo el sentido estratégico. Principalmente porque supondrá ganar tamaño y más visibilidad. También un mejor acceso a los mercados de financiación. Además, por los activos de sendos grupos, dado que los hoteles de NH se juntarán a la estructura de Barceló, que posee, además de hoteles, aviones, agencias de viajes, y otros ejemplos.

Sobrevaloración en los mercados

Por su parte, el sector hotelero se encontraría ante una situación de sobrevaloración en los mercados si el horizonte temporal es a más largo plazo. NH cotiza en torno a las 38 veces el beneficio esperado para 2017, al mismo tiempo que Meliá Hotels está cotizando a 20 veces las ganancias.

Lo cierto es que que los activos son de calidad y, teniendo en cuenta su vinculación a la recuperación económica, tendrían que cumplir con las previsiones, aunque a estos múltiplos ya serían caras las dos compañías.

Artículos relacionados