MI PALCO SOBERANO

Hacia unas elecciones sin candidatos presos

Los pro­nós­ti­cos, a un mes vista, dejan el mapa com­pli­cado para formar Gobierno

Artur Mas en las elecciones del domingo
Artur Mas en las elecciones últimas.

Las listas de los par­tidos pro in­de­pen­den­tistas cara a las pró­ximas elec­ciones au­to­nó­micas ca­ta­lanas acogen a po­lí­ticos ac­tual­mente en­car­ce­lados (caso de Oriol Junqueras, de ERC), así como otros en el ex­tran­jero (caso de Carles Puigdemont, de PDECat), creando un es­ce­nario iné­dito e in­có­modo, cara a la cita en las urnas del pró­ximo día 21 de di­ciem­bre. De ahí la im­por­tancia que el Tribunal Supremo asuma la causa de la Audiencia Nacional, fa­ci­li­tando el ca­mino para una even­tual sa­lida bajo fianza de la pri­sión cau­telar de los ocho miem­bros del ex go­bierno ca­ta­lán.

De esta forma Oriol Junqueras, virtual ganador de las elecciones según todos los sondeos, podría participar en la campaña que arrancará el día 5 de diciembre, aunque la decisión de Supremo de una probable libertad bajo fianza, llegase con la campaña ya en curso.

Otra cosa será que puede pasar con Carles Puigdemont, que encabeza la denominada “llista del President”, huido a Bruselas, pendiente de la decisión de los tribunales belgas de aplicar la orden comunitaria de extradición. Es muy probable que los abogados de Puigdemont agoten todos los recursos que, por calendario, llevarían hasta después de las elecciones del 21-D.

De momento, a la espera de las decisiones judiciales, tanto en Madrid, como en Bruselas, los dos líderes de los principales partidos pro independentista, ERC y PDECat, estarían pactando cierta coordinación que pasaría por mantener la aspiración a una futura república independiente para Cataluña, pero sin fijar fecha y, mucho menos, una declaración unilateral. Todo ello con gran disgusto de la CUP, que mantiene su discurso independentista al cien por cien.

A la espera del resultado del 21-D –que podría dejar el equilibrio de fuerzas políticas catalanas más, o menos, como está– nadie se atreve a perfilar pactos para un futuro gobierno. Carles Puigdemont reivindica que él sigue siendo el president, Oriol Junqueras, desde la cárcel pero a través de artículos en el diario El Periódico, pasa el guante a Marta Rovira, la segunda en ERC, a sabiendas que ERC es el partido que marcará el ritmo para una futura coalición de gobierno.

Pero, ¿con quién? Es ahí, a la vista de futuros pactos, donde aparece Catalunya en Comú, liderado por Xavier Domènech –con la alcaldesa Ada Colau en la sombra– que podría entrar a formar parte de un gobierno con ERC, aunque difícilmente les salgan los números para contar con una mayoría parlamentaria.

Pero, no hay que olvidar que los Comunes y Podemos fueron la fuerza política más votada en Cataluña en las últimas legislativas de junio de 2016.

Y, obviamente, desde el denominado bloque unionista y/o constitucionalista, la disputa por una misma franja de electorado da la victoria a Ciudadanos –que será probablemente el partido con más diputados después de ERC – y el PP. Mientras, el PSC ha abierto sus listas, con Ramon Espadaler, de la desaparecida Unió Democràtica de Catalunya, en busca de su anhelada “tercera vía” que defiende Miquel Iceta.

Lo único claro es que, salvo excepciones radicales, la celebración de unas elecciones sin candidatos encarcelados, aunque pendientes de futuros juicios, daría un respiro sobre todo al gobierno del presidente Mariano Rajoy, sobre todo cara a Europa. Pero, la última palabra de que haya candidatos encarcelados dependerá del Tribunal Supremo.

Artículos relacionados