El de­te­rioro en el ca­pital cir­cu­lante lastra el en­deu­da­miento con re­curso

OHL sigue sin levantar cabeza y el problema de su deuda continuará al alza

Mejora el margen pero sin al­canzar sus ob­je­tivos anuales en cons­truc­ción

Juan Miguel Villar Mir
Juan Miguel Villar Mir

OHL ha cam­biado su hoja de ruta, pero sus re­sul­tados no re­feljan a día de hoy me­joras no­ta­bles en sus lí­neas más im­por­tan­tes. El área de cons­truc­ción se man­tiene como uno de los prin­ci­pales obs­táculos y quizá pueda me­jorar de cara al tri­mestre en curso. Sin em­bargo, las pie­dras en el ca­mino son no­ta­bles y sobre todo el grado de apa­lan­ca­miento no es alen­tador para los ob­je­tivos que se plan­tea. Y açun peor: no habrá re­parto de di­vi­dendo ex­tra­or­di­nario a sus in­ver­so­res.

OHL tiene un largo camino por delante. Los problemas que ha tenido en el pasado son aguas del presente todavía. Los múltiples cambios en el equipo gestor así lo constatan y la presentación de sus últimas cuentas son una reafirmación más. Y es que el crecimiento del tráfico y el Ebtida le permitió mejorar sus números globales pese a la debilidad del peso mexicano, pero hay áreas en las que la compañía aún arrastra los pies.

Esta flaqueza emerge principalmente de la división de ingeniería y construcción, donde aún se encuentra con bastantes problemas. Tantos, que fuentes del mercado que ha consultado este medio destacan que es muy probable que provoquen que “no consiga cumplir con los objetivos financieros de aquí a final de año”. Es decir, este segmento puede suponer un talón de Aquiles para una empresa que se encontraba en vías de recuperación.

El dato es sumamente importante, porque el 87% del negocio de OHL está relacionado con las actividades que desarrolla esta división. Además, ahondando más, Construcción descendió más de un 12% con respecto al registro un año atrás (lo que corresponde a más de 73% del negocio del grupo). Es un porcentaje que desentona y que evidencia los problemas que tiene en la actualidad. También, porque el volumen del negocio por Concesiones cayó un 22,9%, según los datos proporcionados por la compañía.

No es el único aspecto en el que tiene que nadar contracorriente. En el apartado de Desarrollos el descenso es aún más abultado, al ceder un 52,8% en relación a las cifras plasmadas en los nueve primeros meses el año pasado. Algo que pone de relieve ya la caída acumulada con respecto a los últimos ejercicios. Las dificultades se extienden.

El capital circulante lapida a la deuda

Pese a las desinversiones realizadas en los tres primeros trimestres del ejercicio, la deuda neta con recurso se eleva para el conjunto de la compañía por el deterioro del capital circulante, aunque se podría esperar “una recuperación significativa” en el cuarto trimestre de 2017, según apuntan los analistas de Renta 4.

Al margen de las ventas de activos, el endeudamiento con recurso aumenta hasta los 992 millones de euros como consecuencia de lo mencionado anteriormente y con visos de que prosiga esa tendencia. De cara a final de año la compañía no ha dado referencias en los niveles de deuda esperados, estimando una significativa mejora del circulante en el cuarto trimestre, pero sin haberla cuantificado, lo cual abre la posibilidad de que siga en niveles no demasiado positivos para sus intereses.

Todo ello tiene su impacto por el registro negativo derivado de la reestructuración de plantilla por -34 millones de euros, completada en un 65%. Además, el mercado sigue a la espera de la aprobación en la Junta General de Accionistas de la operación de venta de OHL Concesiones, que llevaría a tener una posición neta de caja en el grupo, pese a que no han hecho referencias a un posible dividendo extraordinario.

Por último, en referencia a las conversaciones iniciadas con una compañía china de construcción para una posible operación de M&A parece que se habrían abandonado. Asimismo, en concepto de Ingresos se aprecia un descenso del 12% por la finalización de proyectos importantes en la división de construcción, a la que suma el retraso en proyectos importantes. A OHL le queda bastante por remar.

Artículos relacionados