El BCE ad­vierte que es la única fi­nan­cia­ción al sector pri­vado que crece en España

La compra de coches desboca el crédito al consumo por encima del 10%

Los prés­tamos para con­sumo du­ra­dero han au­men­tado en 6.500 mi­llones en doce meses

Credito
Credito

Vuelta a las an­da­das. Es que no se aprende, y menos cuando la ne­ce­sidad aprieta. El cré­dito al con­sumo se en­cuentra des­bo­cado en España. Los prés­tamos para con­sumo de bienes du­ra­deros están cre­ciendo por en­cima del 10%, algo in­só­lito en toda Europa y sólo com­pa­rable a la de­manda que existe en Italia. El Banco Central Europeo (BCE) ase­gura que este tirón se debe al fuerte cre­ci­miento en las ventas de au­to­mó­vi­les.

El saldo de préstamos al consumo anotaba un crecimiento interanual en septiembre (el de los últimos doce meses) del 10,36% según datos del Banco de España. Los préstamos totales han alcanzado los 171.510 millones de euros.

En un momento en que los préstamos hipotecarios se encuentran a un precio medio del 1,21%, el crédito al consumo constituye un segmento muy rentable para unas entidades financieras que atraviesan serios problemas de rendimiento. En septiembre, el tipo medio en la financiación para compra de vehículos o electrodomésticos se situaba en el 6,19%.

Se trata de una actividad de mayor riesgo que los préstamos hipotecarios, lo que parece que está compensando a las entidades. Los créditos para vivienda en cualquier caso constituyen una rama de actividad que mantiene su atractivo para las entidades, ya que les permite fichar clientes, gracias a la fidelidad que supone tener domiciliada la nómina en la entidad, así como una batería de productos, como el seguro de hogar, el de autos o el plan de pensiones.

El Banco Central Europeo (BCE) certifica en su último Boletín Económico, este ritmo vigoroso de crecimiento del crédito al consumo. La autoridad monetaria de la zona euro advierte en un análisis de su Servicio de Estudios que el crédito al consumo ha despertado ha despertado en toda Europa, después de varios años de auténtica sequía de fondos.

El BCE considera destacable que en España, los préstamos para adquisición de bienes de consumo duradero están creciendo por encima del 10%. “En España, el crédito al consumo está registrando tasas de crecimiento de dos dígitos”.

El supervisor bancario europeo advierte que este fortísimo crecimiento sólo puede enmarcarse en un contexto de fuerte retroceso del crédito bancario registrado por la crisis financiera y de deuda de los países de la zona del euro. “El crédito al consumo es el único componente de los préstamos al sector privado cuya tasa de crecimiento anual es positiva en España”, advierte también el BCE.

El supervisor de la zona euro advierte que en Italia estos préstamos suponen la mitad del crecimiento de todos los créditos que se conceden a los hogares. En Alemania y Francia, las tasas de avance interanual del crédito al consumo se mantienen en niveles relativamente moderados.

Financiación de coches

El Banco Central Europeo considera que los distintos ritmos de crecimiento del crédito al consumo en Europa se fundamentan en la evolución reciente de las compras de automóviles nuevos y los cambios observados en las condiciones de financiación.

El BCE señala que el crecimiento del crédito al consumo se volvió positivo en 2015 y desde entonces ha crecido con vigor. Este avance coincide con un fuerte incremento en la demanda de coches. Los tipos de interés “han disminuido en los tres últimos años y los descensos más significativos se han registrado en Francia y en España”.

Artículos relacionados