Monitor de Latinoamérica

Ningún mer­cado del área entre los 40 pri­meros del mundo en clima de ne­gocio

La facilidad para hacer negocios retrocede en Latam

México, Chile y Perú, los países con me­jores re­gu­la­ciones para las em­presas

inversion
Negocios e inversión.

Las fa­ci­li­dades para em­prender ne­go­cios en Latinoamérica re­tro­ceden en 2017, tras el de­te­rioro ano­tado ya en 2016, pese al es­fuerzo rea­li­zado en al­gunas eco­no­mías del área, es­pe­cial­mente El Salvador, por me­jorar su clima em­pre­sa­rial. El úl­timo in­forme del Banco Mundial ‘Doing Business 2018: Reformar para crear em­pleos’, muestra que nin­guna eco­nomía de Latinoamérica se situó entre las 40 pri­meras del mundo en el en­torno de ne­go­cios.

México (en el puesto 49 global), Chile, Perú, Colombia y Costa Rica son los mejores mercados para las empresas en la región.

El año pasado no fue un buen ejercicio, salvo pocas excepciones, para la mejora de las condiciones y el entorno para hacer negocios en Latam. De los 18 países iberoamericanos analizados por el Banco Mundial (todos menos Cuba), solo El Salvador, con un salto sorprendente de 22 posiciones, y Dominicana (+4) y Chile (+2) avanzaron puestos en el ranking, que abarca 190 países del mundo. El resto (15 mercados) sufrió un retroceso en el listado global. Honduras (-10 y Guatemala y Panamá (-9) registraron los grandes retrocesos y las mayores economías, salvo la chilena, acusaron descensos.

El informe, que alcanza su decimoquinta edición, mide las regulaciones que favorecen o restringen la actividad empresarial a través de indicadores cuantitativos sobre normativas y protección de los derechos de propiedad privada. En concreto, el Doing Business analiza las normas que afectan 11 áreas del ciclo de vida de una empresa. Diez de estas áreas se incluyen en la clasificación sobre la facilidad para hacer negocios de este año: apertura de una empresa; manejo de permisos de construcción; obtención de electricidad; registro de propiedades; obtención de crédito; protección de inversores minoritarios: pago de impuestos; comercio transfronterizo; cumplimiento de contratos y resolución de insolvencias. El índice también mide la regulación del mercado laboral, que no está incluida en la clasificación de este año.

A nivel mundial Nueva Zelanda, Singapur, Dinamarca, Corea del Sur, Hong Kong, EEUU, Reino Unido, Noruega, Georgia y Suecia ocupan las diez primeras posiciones, por este orden, en una lista en la que España se sitúa en el puesto 28, con un avance de cuatro puestos sobre el año anterior. En lo que se refiere a Latam el informe destaca este año que de entre las reformas encaminadas a reducir la complejidad y el costo de cumplir con la legislación empresarial, aquellas del área de apertura de empresas y obtención de créditos fueron las más comunes en 2016/2017. El Salvador fue una de las diez economías que mejoraron más en el periodo en las áreas evaluadas.

Pese a bajar dos puestos, México mantiene el liderazgo en Latam, por delante de Chile (que sube al puesto 55 mundial) y Perú (58) y Colombia (59), con caídas de 4 y 6 posiciones. Más abajo queda Costa Rica (61), con un descenso de una posición; El Salvador (73 en el ranking global); Panamá (79); Uruguay (94, con una bajada de 4 lugares); Guatemala (97); Dominicana (99); Paraguay (108), con un retroceso de 2 escalones y Honduras (115). Argentina (117, -1 puesto respecto al año anterior) y Brasil (125, -2 lugares) son las grandes economías peor paradas en la lista, y entre ambas se sitúa Ecuador (118, -4 lugares). En el furgón de cola se hallan Nicaragua (131, -4); Bolivia (152, -3 puestos) y Venezuela (188, -1), que solo supera a Eritrea y Somalia en facilidad para hacer negocios e impulsar y facilitar la vida a las empresas.

Entre las grandes economías de la región, Brasil sufrió un sensible deterioro en registro de propiedad y resolución de insolvencias y mejoró en comercio transfronterizo y obtención de electricidad. México progresó en apertura de empresas, obtención de permisos de construcción y electricidad, si bien perdió posiciones en registro público de la propiedad, pago de impuestos y resolución de insolvencia. El país registró un 5% más de empresas y un aumento del empleo del 2,2%, además de regular en un 14,9% los negocios informales.

Colombia cedió terreno especialmente en cumplimiento de contratos, en comercio exterior y en resolución de insolvencias y mejoró en obtención de electricidad. Chile mejoró en apertura de negocio, obtención de electricidad, comercio transfronterizo, permisos de construcción y pago de impuestos, así como en registro de propiedades, cumplimiento de contratos y protección al inversor minoritario, pero cayó en pago de impuestos.

Argentina empeoró notablemente en permisos de construcción y avanzó en registro de propiedades y pago de impuestos. Perú, por su parte, avanzó en registro de propiedades y empeoró en obtención de electricidad, permisos de construcción, apertura de negocios y pago de impuestos: las empresas peruanas invierten 260 horas por año para abonar sus impuestos.

Artículos relacionados