Monitor del Seguro

Los se­guros pro­mo­vidos por las em­presas man­tienen su evo­lu­ción ne­ga­tiva

Tendencias inquietantes en el seguro de Vida

Santalucía se queda a un paso de la en­trada en el ‘Top 10’ tras la ope­ra­ción con Aviva

Seguros
Seguros

El cre­ci­miento del ahorro ges­tio­nado en se­guros de Vida y planes de pen­siones por el sector ase­gu­rador es exac­ta­mente el mismo que ex­hibía hace un año, un 4,76%. Aunque a ese idén­tico re­sul­tado se ha lle­gado de di­fe­rente ma­nera. Entre enero y sep­tiembre de 2017, el se­guro de Vida ha dado una de cal y otra de arena. Mientras que las primas han caído un 4,07%, el ahorro ges­tio­nado de los clientes a través de este tipo de pro­ductos se ha in­cre­men­tado un 3,96%.

Hace un año todo era cal (o arena): las primas crecían a un vertiginoso ritmo del 29%, y las provisiones técnicas lo hacían un 5,87%. Primera conclusión: el negocio del seguro de Vida se está desinflando. Pero hay mucho que matizar. No todos los productos evolucionan igual en estos primeros nueve meses del año.

Según los datos de ICEA que acaba de difundir Unespa, los seguros de Vida Riesgo son los que se están llevando la peor parte. Estas pólizas, que están vinculadas a los riesgos de la vida humana y generan el cobro de una indemnización en caso de muerte o invalidez, crecían hace un año en provisiones a un ritmo de casi el 14%. Pero en 2017 la tendencia ha cambiado radicalmente: descienden un 2,66% hasta los 5.940 millones.

Los seguros de Ahorro, que son los que acumulan el grueso del dinero que mueven los seguros de Vida, 176.259 millones de un total de 182.220 millones, siguen creciendo, un 4,2%. No obstante, también se ha apreciado una desaceleración, desde el 5,37% de hace un año. Este menor ritmo de aumento responde al comportamiento de productos concretos. Las reservas matemáticas acumuladas en planes de pensiones asegurados (PPA) han pasado de crecer (4,39%) a caer (-1,72%). Además, se ha producido una desaceleración en el incremento del ahorro gestionado en capitales diferidos, del 5,13% al 0,54%; rentas vitalicias y temporales, del 4,07% al 3,43%; planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), del 31,1% al 20,75%; y seguros individuales de ahorro a largo plazo (Sialp), del 175,87% al 66,59%.

Solo mejoran los unit linked, pero en este caso mejorar es desacelerar el ritmo de caída. Estos productos en los que es el ahorrador el que asume el riesgo y no la aseguradora, han pasado de un ritmo de descenso del ahorro gestionado del 6,59% entre enero y septiembre de 2016, a una merma de tan solo un 1,61%. Parece que el interés del sector por comercializar este tipo de productos frente a los tradicionales garantizados en el actual contexto de tipos de interés está comenzando a dar resultados.

Por último, hay que destacar que en las estadísticas de septiembre de este año se incluye un nuevo producto, las rentas vitalicias aseguradas, que están ganando terreno como sistema de previsión complementario. A cierre de septiembre, 13.574 personas mayores de 65 años transformaron el dinero logrado con la venta de algún elemento patrimonial (una segunda vivienda, fondos de inversión, acciones…) en una fuente garantizada de ingresos de por vida, acogiéndose a las ventajas fiscales que se establecieron para estos productos en la última reforma del IRPF. En total, estas rentas acumulan un volumen de ahorro de 1.279 millones.

Otra cosa a tener en cuenta es que el motor del seguro de Vida sigue siendo el seguro individual, ya que el colectivo no aporta nada al crecimiento. En el primer caso, el aumento de las provisiones técnicas ha sido del 5,65% (8,56% hace un año), y en el segundo se ha producido una caída del 2,09% (-3,58% hace un año). Este último tipo de pólizas que cubren de forma individual a un colectivo de personas es el utilizado por las empresas como prestación dirigida a sus trabajadores; y por lo que se ve los empresarios siguen sin estar por la labor de contratarlo. Mueven 37.466 millones frente a los 144.753 millones de los seguros individuales.

Por tanto, el seguro de Vida aunque sigue creciendo ha comenzado a renquear, y lo ha hecho pese a la mejora de la economía, y el incremento del ahorro de las familias. Según los datos del Banco de España, el ahorro financiero de los hogares a finales de junio de 2017 se situó en 2,14 billones de euros, un nuevo máximo histórico. En el primer semestre del año, los hogares aumentaron en 64.849 millones de euros su saldo de activos financieros, lo que supone un incremento del 3,1% con respecto a diciembre de 2016.

Frente al comportamiento de estos seguros, el de los planes de pensiones gestionados por aseguradoras ha mejorado de forma más clara: el patrimonio se ha incrementado considerablemente, y se ha frenado la pérdida de partícipes. A cierre de septiembre, las aseguradoras manejaban en estos productos 42.594 millones de sus clientes, un 8,21% más. Hace un año el ritmo de avance era de tan solo el 1,09%. Además, el descenso de partícipes prácticamente se ha paralizado: la caída ha sido del 0,3% frente al 7,26% de hace un año.

Por tanto, el negocio de Vida y planes de pensiones del sector asegurador crece al mismo ritmo que el año anterior. Pero el crecimiento del ahorro gestionado por los seguros de Vida se ha ralentizado en el ámbito de las pólizas individuales mientras que las colectivas mantienen su tendencia negativa, y apreciándose un empeoramiento significativo en la modalidad de Vida Riesgo. Frente a esta evolución, los planes de pensiones han experimentado un significativo tirón, lo cual es una buena noticia para el sector, que se encuentra inmerso en plena campaña de final de año para atraer dinero hacia estos productos.

Se aprecian cambios de tendencia en el negocio, pero no en las entidades que lo lideran. El ‘Top 10’ por provisiones matemáticas acapara el 74,31% de cuota de mercado, prácticamente lo mismo que hace un año (74,13%). Los miembros de esta selecta clasificación siguen siendo los mismos: VidaCaixa (con una cuota del 25,91%), Mapfre (9,33%), Santander Seguros (8,1%), BBVA Seguros (7,74%), Zurich (5,5%), Allianz (3,98%), Grupo Ibercaja (3,74%), Mutualidad de la Abogacía (3,53%), Generali (3,32%) y Grupo AXA (3,17%). El único cambio que se ha producido en esta lista ha sido el intercambio de puestos entre Mutualidad de la Abogacía y AXA; el primero ha subido dos puestos hasta el 8, y el segundo ha bajado dos hasta el 10.

Fuera del ‘Top 10’ destaca el crecimiento de Santalucía, cuyo ahorro gestionado en seguros de Vida creció un 272,33% respecto al mismo periodo del año anterior gracias a la incorporación al grupo de Aviva Vida y Pensiones, Caja España Vida y Unicorp Vida. Santalucía ha saltado del puesto 18 del ranking general al 11, a punto de entrar en el grupo de los 10 grandes. En concreto le separan tan solo 78,7 millones de euros.

Artículos relacionados