Ya pasa por en­cima de Lefties, la firma “low cost” del gi­gante textil ga­llego

Primark se come a H&M en España y amenaza la primacía de Inditex

España ya es el se­gundo mer­cado a nivel mun­dial de la com­pañía ir­lan­desa

Pablo Isla, presidente de Inditex
Pablo Isla, presidente de Inditex

La com­pañía ir­lan­desa sigue avan­zando sin con­trol en te­rri­torio es­pañol. La in­dus­tria re­tail cada vez muestra ma­yores mo­vi­mientos y el bajo coste em­pieza a mermar a otras em­presas que ya te­nían mo­delos exi­to­sos. Los úl­timos re­sul­tados ponen de ma­ni­fiesto que el pro­blema se agrava para sus in­tereses por la es­tra­tegia tan al­ta­mente com­pe­ti­tiva de Primark. Ni la re­duc­ción de los már­genes está su­po­niendo un golpe de oxí­geno de cara a su fu­turo más al corto y medio plazo.

La sombra de Primark es cada vez más alargada. Solo basta con ver los datos de facturación para darse cuenta que ya es un auténtico obstáculo para el conjunto del sector instaurado en España. Su desembarco ha sido absolutamente meteórico. Tanto, que dentro de los mercados en los que opera, nuestro país se encuentra en el segundo en el que tiene mayor presencia y el mayor grupo de moda con más prendas vendidas, según los datos de la consultora Kantar Worldpanel.

La empresa comenzó a operar dentro de nuestras fronteras en mayo de 2006 y desde entonces no ha parado de crecer. En el último ejercicio, facturó en España 1.368,9 millones de euros, un 17,2% más que el año anterior. Unos números que ya le hacen vender más de doble que H&M, el segundo mayor grupo textil del mundo. Avanza a un ritmo cuatro veces más rápido que la firma sueca, lo cual evidencia su potencial descomunal, ya que en el último ejercicio incrementó sus ventas únicamente un 4,2%, hasta los 718 millones de euros.

La evolución de la expansión de Primark es tan grande que ya se visualiza la inquietud por parte del líder: Inditex. Los números de la firma fundada por Amancio Ortega aún están bastante lejos con una facturación en terreno español de 4.251 millones de euros, según los datos del primer semestre del 2017, pero su descontrolado impulso se siente como un factor de riesgo para sus intereses.

El crecimiento de la dueña de cadenas como Zara o Stradivarius es mucho más pausado al estar consolidado con sumas del entorno del 5%, pero el margen de mejora cada vez es más estrecho y en términos de mercado es una compañía que cotiza a unos múltiplos extremadamente exigentes. Muy sobrevalorada, para muchos de los analistas, observando que las cuentas no equilibran las alturas alcanzadas en bolsa.

De seguir con este impulso, Primark podría adelantar a Inditex en España en el próximo lustro, aunque el crecimiento siempre se ve limitado con el paso de los años. Con todo, no cabe duda, según apuntan fuentes del mercado a este medio, “que el principal dolor de cabeza para Inditex en los próximos años será el empuje de Primark”, que podría obligar a hacer cambios estratégicos al grupo dirigido por Pablo Isla.

Márgenes a la baja

De hecho, uno de los principales efectos de la fiebre causada por la compañía irlandesa es la reducción de los márgenes de la mayoría de las empresas de la competencia. Así lo han tenido que hacer H&M o C&A, cuyo margen de rentabilidad se ha visto recortados hasta el 2%, aproximadamente, desde el 11% que tenían hace unos años.

Y es que Primark, con unos márgenes de rendimiento que llegan hasta el 1,7%, obliga al resto de contendientes a revisar sus tramos de ganancias para evitar ser engullidos o a redundar en pérdidas constantes. Algo que ya se está empezando a palpar en los últimos tiempos, con facturación cada vez más decrecientes en España por parte de rivales como H&M.

Hunde a Lefties en España

Así pues, a pesar de que aún en el conjunto del grupo Inditex se está consiguiendo capear el “temporal Primark”, la realidad es que su segmento de bajo coste sí que está teniendo una mayor afectación. Lefties, que es la firma de “Low Cost” de la compañía española, está empezando a acusar en sus espaldas la consolidación de la firma irlandesa.

Esto se pudo constatar con la publicación de sus últimas cuentas, puesto que sus ingresos cayeron un 15% hasta los 95 millones de euros dentro de las fronteras españolas, lo cual constata los obstáculos que crea Primar, puesto que, en Portugal y Rusia, su facturación subió un 70% superando los 56 millones de euros. En total, la firma ingresó 194 millones de euros en 2016 y la mitad correspondió al mercado español, pese a que fue el europeo y el del resto del mundo quien la sostuvo.

Artículos relacionados