DESDE EL PARQUET

A Telepizza le faltan argumentos

Telepizza ha te­nido que salir al paso en estos días de los ru­mores sobre un po­sible pro­ceso de con­cen­tra­ción con uno de sus com­pe­ti­do­res, lo que había en­cen­dido la alerta roja de los bol­sis­tas.

La compañía ha reconocido a la CNMV que se encuentra en conversaciones con YUM! Brands, dueño de Pizza Hut, pero no para abordar ninguna operación corporativa, sino para abordar una posible alianza estratégica para su expansión en determinados mercados internacionales. Un comunicado que logró calmar los nervios de la sesión anterior cuando el valor llegó a perder la referencia de los 5 euros tras caer cerca de un 3% con una intensa actividad de negocio.

El objetivo de las negociaciones, señala la compañía, es buscar fórmulas tanto para operar tiendas de su competidora en diversos mercados, incluyendo Latinoamérica, como otras formas de colaboración entre ambas marcas. En cualquier caso, insiste la cotizada española, queda completamente descartada la entrada de YUM! Brands en su capital social.

Respecto a los posibles acuerdos de cooperación, Telepizza recuerda que las conversaciones están en curso y, por tanto, no es posible asegurar de momento que resulten en un acuerdo entre ambas sociedades.

Los analistas de Ahorro Corporación consideran que esta alianza reforzaría la estrategia de crecimiento internacional del grupo y repercutiría muy positivamente sobre la acción. Además, Pizza Hut no es el principal competidor de Telepizza en España por lo que no hay motivos para pensar que se produzcan grandes inconvenientes para que el acuerdo llegue a buen puerto. Eso podría impulsar su cotización hasta el precio objetivo de esta firma en 6,11 euros por acción.

Los títulos de Telepizza llevan desde junio anclados en una estrecha franja lateral en torno a los 5 euros y se mantienen, por tanto, lejos aún de los precios de su segunda salida a Bolsa en abril de 2016 a algo más de 6 euros.

Según los expertos técnicos, el valor encuentra en la actualidad una fortísima resistencia en las inmediaciones de los 5,2 euros por acción que no es previsible que supere a corto plazo mientras no presente argumentos más sólidos y concluyentes para animar las compras.

Artículos relacionados