La crip­to­mo­neda se sitúa como un ac­tivo de­fen­sivo ante la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica

El bitcoin se sitúa como el nuevo refugio inversor pese a su situación de burbuja

Algunos ex­pertos sos­tienen que puede su­perar los 6.000 dó­lares en poco tiempo

Bitcoins
Bitcoins

La ten­sión po­lí­tica sigue ge­ne­rando in­cer­ti­dumbre ante la cual los in­ver­sores in­tentan buscar vehículos para pro­teger sus aho­rros. Muy lejos de lo que pu­diera pen­sarse meses atrás, las crip­to­di­vi­sas, y en es­pe­cial el bit­coin se em­piezan a si­tuar como una ma­nera de pro­teger el pa­tri­mo­nio. Muchos ana­listas ad­vierten de su si­tua­ción de bur­buja y de que todas las subidas que pueden ob­ser­varse en el medio plazo pueden jugar una mala pa­sada en el fu­turo.

Corea del Norte, la crisis catalana, las actuaciones de Donald Trump o los mensajes no esperados de los bancos centrales. Todos esos son factores de riesgo ante los que los operadores de los mercados tienen la necesidad de protegerse para salvaguardar su patrimonio lo máximo posible. Más aún, teniendo en cuenta que la renta variable lleva inmersa en un rally durante muchos años, con los grandes índices de Wall Street en máximos históricos.

Años atrás la mecánica utilizada estaba muy clara: ante la tensión se desviaba el efectivo hacia vehículos como la renta fija, el oro o divisas como el yen o el franco suizo. Estas herramientas preventivas de protección, aunque aún se les sigue dando uso, cada vez están yendo a menos en aras de otros instrumentos novedosos que están comiéndose gran parte de la tarda del mercado en términos generales.

Resulta que, viendo las últimas evoluciones, y para evitar los vaivenes que provocan las instituciones monetarias, los inversores han dotado de mucha credibilidad y fuerza a un activo como es el Bitcoin. La criptomoneda, al estar exenta de ningún tipo de regulación más que del valor que le otorgan los usuarios, mantiene una imparable escalada y se erige como uno de los activos refugio ante la convulsión que se observa en el panorama global.

La criptodivisa llegó a superar recientemente los 5.000 dólares. Una cota nada despreciable que creó el efecto de que muchos analistas financieros expusieran que se encuentra en una situación de burbuja descontrolada. Lo llamativo es que, pese a estas advertencias, los inversores siguen apostando por esta moneda digital como una alternativa real, no solo para evitar las tensiones que están arraigadas al mercado, sino para obtener rentabilidad a futuro.

Proyecciones alcistas

Así pues, como instrumento de medio plazo el Bitcoin puede servir como escudo protector. De hecho, muchos expertos coinciden en su visión alcista, hasta el punto de que podría revalorizarse hasta un 40% para tocar el techo de los 6.000 dólares antes de finalizar el presente ejercicio. No obstante, la senda no estará al margen de vaivenes, dado que las criptodivisas siempre se han erigido como muy volátiles, pese al volumen que aglutinan.

Thomas Glucksmann, director de desarrollo de negocio en Gatecoin, afirmaba que "a lo largo del 2017 prevemos que el bitcoin superará los 5.000 dólares y verá muy de cerca los 6.000 dólares a final de año… Esta predicción va en consonancia con el sentimiento de mercado de estos días”.

Ese mismo análisis desarrollaba Charles Hayter, CEO de CryptoCompare, que explicaba que el nivel de los 5.000 dólares resulta únicamente la siguiente resistencia para la criptomoneda y que muy posiblemente la terminará por batir antes de que finalice este año.

Con todo, a gestores de hedge funds como es el caso de Mike Novogratzno les duelen prendas para asegurar que estamos “ante la mayor burbuja de nuestras vidas”. Tanto es así que considera que aún le puede quedar bastante recorrido antes de que termine por explotar y, por tanto, es actualmente una gran alternativa para la inversión.

Goldman plantea operar con Bitcoins Una evidencia de este auge es que el banco de inversión norteamericano, Goldman Sachs, valorando la posibilidad de operar con bitcoins y otras divisas digitales. La entidad estaría manteniendo conversaciones con especialistas en criptodivisas, aunque todavía no ha desarrollado un plan de negocio concreto. Tampoco un calendario para empezar a realizar inversiones relacionadas con blockchain.

respuesta al interés de los clientes por las monedas digitales, estamos explorando la mejor manera de cubrir lo que demandan", señalaba Tiffany Galvin, una portavoz del banco. La proyección es bastante potente y el futuro de medio plazo como protección para el inversor parece notable. El problema es si todo termina desvaneciéndose después como un castillo de naipes y como hemos visto en otras ocasiones.

Artículos relacionados