News Links

Los golpistas aislados y Artur Mas se baja de un burro que aun rebuzna

La pro­yec­ción de datos del re­fe­réndum ilegal del 1-O mul­ti­plica cada voto por cinco

Artur Mas
Artur Mas

Los re­sul­tados fi­nales del re­fe­réndum o así del 1-O fa­ci­li­tados por el Govern ca­talán cer­ti­fican un 90,18% de síes, etc., etc. No son pocos los me­dios que este fin de se­mana han dado la alarma sobre el hecho de que las ci­fras no cua­dran res­pecto a los datos pro­vi­sio­nales fa­ci­li­tados del re­cuento con el 95% de los vo­tos. Es como para sus­pender en arit­mé­tica a los es­cru­ta­do­res. Pero pa­rece que nadie se ha dado cuenta del mayor error o mo­nu­mental fraude que emerge de esos da­tos.

Es el siguiente: si el domingo por la noche, con el 95% de los votos contados, las papeletas sumaban 2.262.424, ¿cómo es posible que con el 100% sólo hayan aumentado 23.894 más, hasta 2.286.217? Eso quiere decir que si el 5% son 23.894, el 100% no llegaría ni a medio millón de votantes. ¿Ha multiplicado el Govern por cinco cada voto emitido para cubrir el expediente y no apartarse de su guión?

Ningún medio informativo internacional parece haber hecho los números tampoco. Pero sí han analizado otras posibles consecuencias. Titula The New York Times en la primera página del cuadernillo de Economía.: ‘El conflicto político amenaza el regreso de España al vigor económico’. Los autores, Peter S. Goodman y Rachel Chaundler, no regalan los oídos: muchos inversores internacionales ‘han decidido que hay mejores cosas que hacer con su dinero que prestárselo al Gobierno español’.

El análisis pone el acento en la ‘leve’ subida de la prima de riesgo de la deuda, en el ‘éxodo’ de grandes empresas que salen corriendo de Cataluña y fijan su sede fuera y en el creciente ‘aislamiento’ de la economía catalana fruto de su loca deriva. Y cita, por poner un ejemplo, a Carlos Buesa, CEO de Oryzon Genomics: ‘Si este conflicto político sobre la identidad catalana sigue, la economía catalana se empobrecerá’.

Y tanto. El mismo NYT y muchos otros medios redondean la ficha de Cataluña: un 16% de la población española, en torno a un 20% del PIB y un 25% de las exportaciones. O sea, que ‘los mercados están preocupados’, pero como puntualizan Esteban Duarte y Angeline Benoit en Bloomberg, lo que realmente está ocurriendo con las salidas de empresas que fijan su sede fuera de Cataluña, es que ‘aumenta el aislamiento’ de lo que representan Puigdemont y los suyos.

Puigdemont ‘corre el riesgo de perjuicios económicos y de quedar a la deriva en Europa ‘si sigue adelante con su plan de secesión basado en un referéndum que viola la Constitución española’, subrayan. Más claro no se puede decir, aunque este fin de semana no son pocos los medios que también detectan que ‘la crisis de Cataluña suaviza el tono’. Así lo escriben, entre otros, Sam Edwards y Raquel Castillo en Reuters. De hecho, los dos vectores de la información internacional sobre Cataluña son la fuga de empresa y las posibilidades de evitar lo peor.

En este segundo ámbito se sitúa la polémica entrevista de Artur Mas a Financial Times. Polémica porque como suele ocurrir con los medios internacionales, la entrevista en cuestión se reduce a unas cuantas citas. La exigencia de Mas de cambiar el título de la crónica de FT tras su afirmación de que Cataluña no está todavía lista para una ‘independencia real’ ha sido aceptada, pero quedan las comillas.

El título original era ‘El antiguo líder catalán dice que la región no está preparada para la ‘independencia real’. Luego se cambió a ‘El antiguo líder catalán insta a la precaución sobre la independencia’. En el texto permanecen las comillas exactas que revelan la bajada de pantalones. Desde lejos se adivina que Artur Mas está asustado por los 5,2 millones de fianza que tiene que pagar, que alega no tener y que quiere que le pongan los catalanes.

Artículos relacionados