Muchas em­presas temen lo peor y tras­ladan cuentas y te­so­rería fuera de Cataluña

El Sabadell traslada su sede alarmado por una pérdida masiva de clientes y depósitos

Desde el inicio del procés el cambio de clientes y fondos a Madrid no deja de crecer

Jaume Guardiola, CEO Banco Sabadell
Jaume Guardiola, CEO Banco Sabadell

El Banco Sabadell, con casi un 70% del ne­gocio fi­nan­ciero fuera de Cataluña, ha sido el pri­mero pero no será el único. Alarmado ante la even­tua­lidad de una pér­dida in­con­tro­lada de clientes y de­pó­si­tos, ha co­mu­ni­cado a la CNMV que tras­lada su sede so­cial de Barcelona, pro­ba­ble­mente a Alicante. La de­ci­sión ha tran­qui­li­zado al mer­cado y este jueves re­bota con fuerza en la Bolsa. La evo­lu­ción cre­ciente del pro­ceso in­de­pen­den­tista se torna cada vez más grave para el te­jido em­pre­sa­rial y fi­nan­ciero.

Los mercados empezabanan a descontar el peor de los escenarios -los efectos adversos de una declaración unilateral de independencia en Cataluña- y eso ha provocado de manera paralela la preocupación de algunas compañías, que empiezan a tomar medidas para evitar una penalización de cara a un proceso de incertidumbre que se pueda prolongar en el tiempo más de la cuenta.

Al margen de las grandes compañías, que también llevan tiempo exponiendo la confusión que acarrea el procés soberanista en Cataluña, las pequeñas y medianas empresas, amen de otro tipo de entidades, empiezan a tomar medidas como muestra del temor que cada vez se ensancha a ritmos más trepidantes. Una situación de independencia podría torpedear sus aspiraciones y de ahí que ya apliquen herramientas como cortafuegos por parte de empresas y particulares.

La exposición de las entidades bancarias a la incertidumbre en la región supera los 200.000 millones de euros en inversión crediticia, renta fija, e intercambio bancario activo por parte de los principales bancos: CaixaBank, Banco Sabadell, Banco Santander, BBVA, Bankia e Ibercaja. Algunas entidades ya disponen de "servidores espejos" en los que reproducen sus transacciones en otros fuera del territorio catalán.

CaixaBank, la primera entidad financiera española pero con sede en Barcelona, también se plantea desplazar su sede social a Baleares, lugar histórico relacionado con su fundación. Ni lo confirma ni lo desmiente, pero la veterana entidad acumula en Cataluña un riesgo crediticio de más de 60.000 millones de euros, un 22,3% de todo el que tiene en España. Es obvia su preocupación, que se ha trasladado a la red. La otra entidad catalana, el Sabadell, supera los 30.000 millones, un 30% del total de España.

Alertados por el inicio de un desplazamiento de sus depósitos, los presidentes de ambas entidades, Jordi Gual y Josep Oliu, han hecho públicos sendos comunicados en los que reafirmaron su voluntad de defender los intereses de sus clientes por encima de otras consideraciones. El volumen de negocio que ambas entidades tienen fuera de Cataluña supera el 70% del total.

Bankinter toma medidas

El número de usuarios con cuentas bancarias en la comunidad autónoma también va en esa misma línea, en la que tienen presencia todas las entidades con presencia estatal como Bankinter. Así, la escalada de la tensión ha comenzado a generar una amplia salida de domiciliaciones bancarias a otras regiones por parte de empresas catalanas. Especialmente a Madrid.

Según ha podido saber Capital Madrid, que ha podido hablar con distintos trabajadores de dos importantes entidades bancarias de ámbito nacional, con presencia en Cataluña, “en los últimos días las llamadas para un cambio en la tesorería del territorio catalán hacia Madrid, principalmente, se han incrementado considerablemente”.

Ante este avance del riesgo, muchas compañías, de mediana y pequeña dimensión, se están poniendo en el peor de los escenarios. Por eso, ven como un posible salvavidas que la domiciliación de sus cuentas esté ubicada en otras regiones.

En este caso, estarían descontando un escenario de secesión factible y real (algo más que improbable), por lo que la razón de ubicar su tesorería fuera de las fronteras catalanas sería la de evitar una posible restricción a la libre disposición de su dinero. Lo que se conoce como “corralito”.

Una de las fuentes explica que desde que se celebró las elecciones catalogadas como plebiscitarias por parte de los partidos independentistas “se empezó a producir este cambio de cuentas bancarias de Cataluña a otras áreas”. Aunque lo que llama la atención, en este momento, “es que si bien antes las empresas eran las que daban el paso ahora se está extendiendo a los particulares”.

En este sentido, los principales movimientos de cambios de domiciliación bancaria se estarían produciendo en clientes dentro de Sabadell y Caixabank, según ha podido saber este medio, aunque también en usuarios de otras entidades bancarias. Lo resaltable, concretan estas fuentes, es que “la tendencia sigue al alza en los últimos días”.

El ejemplo de Oryzon

A este tipo de movimientos se le ha unido en las últimas horas que la biofarmacéutica Oryzon Genomics remitió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que su consejo de administración decidió trasladar “su sede social de la Calle Sant Ferran 74, en Cornellà de Llobregat (Barcelona) a la Carrera de San Jerónimo 15 en Madrid”.

La empresa justificó este cambio de domicilio fiscal por la intención de “optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores”. Sin embargo, la decisión coincidió en el momento con la celebración de la consulta ilegal del pasado 1 de octubre. Una muestra más de que la preocupación cada vez crece más.

Artículos relacionados