Acerinox y ArcelorMittal se con­vierten en ac­tivos re­fugio ante la ten­sión de Cataluña

Las acereras se convierten en la resistencia cíclica ante la incertidumbre política

Los me­tales in­dus­triales vuelven a re­cibir in­ver­siones des­pués de un pe­riodo in­cierto

ArcelorMittal
ArcelorMittal

La amal­gama de in­cer­ti­dum­bres en el plano po­lí­tico se tra­duce en in­cer­ti­dumbre en los mer­ca­dos. Corea del Norte, Cataluña, la re­forma fiscal de Trump que sigue sin salir ade­lante… Son mu­chos focos que están sal­pi­cando el en­torno con dudas y que di­suaden a los in­ver­sores de tomar po­si­cio­nes. Por el con­tra­rio, hay áreas que vuelven a re­co­brar el in­terés en aras de eri­girse como ac­tivos re­fugio y como ni­chos de ren­ta­bi­lidad a fu­turo frente a los in­te­rro­gan­tes, como es el caso del sector del acero.

Una vez más, como ha sucedido en otros momentos del pasado, los activos con exposición económico se sitúan como la alternativa de inversión ante los problemas que presenta la confusión política. El desenlace del referéndum ilegal en Cataluña, con cargas policiales que generaron el rechazo de la comunidad internacional, junto con el inmovilismo independentista, que mantiene su hoja de ruta hacia la declaración unilateral de independencia, es el último ejemplo.

La mayoría de las acciones de la renta variable española, principalmente las entidades financieras domiciliadas en territorio catalán, se están viendo penalizadas frente a esta escalada de tensión y del seguimiento de una senda hacia lo desconocido. Por el contrario, las que tienen una incidencia más cíclica en la economía se están salvando de esa quema particular. Es el caso de ArcelorMittal, en especial, y Acerinox, en España.

Las dos compañías reman en este entorno a contracorriente y suman más de un 10% de revalorización en los mercados en los últimos tres meses. Y es que están funcionando como una resistencia o activo refugio por las perspectivas y el escenario que presentan las materias primas en el entorno internacional que nos asiste actualmente.

Según explican los expertos de ETF Securities, los metales industriales vuelven a recibir inversiones (entradas) después de un mes. Un hecho que se puede explicar porque cuando el posicionamiento sobre metales industriales comenzó a mostrar niveles excesivos a principios de agosto, “se inició una retirada de capitales a medida que los precios empezaron a caer”.

Sin embargo, la semana pasada, a medida que la mayoría de los metales industriales empezaron a mostrar indicios de haber tocado un suelo, los inversores volvieron a ampliar su exposición. El posicionamiento especulativo en los mercados de futuros ha vuelto a disminuir al igual que los volúmenes de trading de la bolsa de Shanghái, lo que indica una liquidación de las posiciones más especulativas, según estos expertos.

En este sentido, es probable que el níquel se beneficie de la creciente demanda de la tecnología de baterías. La semana pasada China anunció que el 10% de los vehículos que los fabricantes de automóviles produzcan en 2019, debe ser de baja o nula emisión, para llegar al 12% en 2020. Con una mayor carga de níquel esperada en las futuras baterías, es de esperar que el metal se beneficie de la nueva demanda generada a partir de las nuevas regulaciones. Algo de lo que se beneficiarían las empresas relacionadas con los metales industriales.

ArcelorMittal, camino libre

Como la mayor empresa siderúrgica del mundo, la creación de valor de ArcelorMittal es un buen barómetro para la creación de valor de la industria en su conjunto. El equipo de análisis de Citi señala que el valor añadido económico (EVA) se ha correlacionado obviamente con “el ciclo de acero subyacente”. No obstante, la magnitud de la creación frente a destrucción de valor ha sido “exacerbada por las decisiones de asignación de capital”.

Así pues, en la etapa de recuperación de las acciones de la compañía, a partir de 2017, es probable que “la compañía vea una fuerte mejora en sus retornos por delante de los pares de acero al carbono con un spread EVA promedio del 1,5%”.

En general, aunque ArcelorMittal tiene un mayor apalancamiento a la recuperación del mercado del acero que sus pares europeos, posee los mejores retornos que la media de la industria a lo largo del ciclo y deberían “ayudar a la compañía a seleccionar entre la base de inversores con un horizonte temporal a largo plazo”.

El poder de fijación de precios es un factor clave para que el sector vuelva por encima de esas previsiones y la última vez que el sector tuviera poder de precios significativo fue entre 2004 y 2007. Con el exceso de capacidad en la industria siderúrgica el sector, concluyen estos analistas, “parece estar mejor posicionado para alcanzar la capacidad necesaria para tener mejores precios a medio plazo”.

Artículos relacionados