Un estudio de Indra identifica las tecnologías emergentes con mayor impacto para los ciudadanos

Tecnología wereable Nuubo
Tecnología wereable Nuubo

La com­pañía de con­sul­toría y tec­no­logía Indra ha re­co­gido en un in­forme rea­li­zado en co­la­bo­ra­ción con Oficina del Primer Ministro de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) una se­lec­ción de 14 des­ta­cados casos de es­tudio a es­cala global con­si­de­rados como re­fe­rentes en la apli­ca­ción de las tec­no­lo­gías emer­gentes a la me­jora la efi­ciencia de los ser­vi­cios pú­blicos y trans­for­ma­ción de la vida de los ciu­da­da­nos.

En un comunicado, la compañía explica que el estudio 'Best Government Emerging Technologies' se enmarca dentro de las actividades planteadas en el acuerdo que mantienen los EAU con el Foro Económico Mundial para establecer un plan destinado a "estudiar e implantar medidas relacionadas con la Cuarta Revolución Industrial provocada por la adopción de tecnologías emergentes".

Para elaborar el informe se ha llevado cabo "un profundo análisis" que ha culminado en la identificación de un total de 27 tecnologías emergentes agrupadas en nueve categorías: Inteligencia Artificial, Blockchain, Analytics y participación ciudadana, Cloud y High Performance Computing, Nanotecnología, nuevo Factoring, Robotica y Espacio, Plataformas Inteligentes y Mundo Virtual.

Entre los 14 casos de estudio que han sido seleccionados, tras realizar un análisis de 73 iniciativas en 32 países de los cinco continentes, se encuentran la impresión 3D de réplicas de órganos para preparar intervenciones, el uso de vehículos autónomos en el transporte público o plataformas de Internet de las Cosas (IoT) para prestar asistencia en remoto a enfermos crónicos.

En este sentido, el informe destaca que los 14 casos de estudio recogidos en el texto son una muestra de cómo la experimentación con tecnologías emergentes permite a los gobiernos ofrecer servicios públicos más eficientes y efectivos, capaces de crear mayor valor añadido y transformar la vida de las personas.

Así, por ejemplo, en el ámbito de la sanidad, el uso de drones facilita que hospitales ubicados en zonas aisladas puedan recibir, en un promedio de 15 minutos, reservas de sangre mediante el envío previo de un mensaje de texto. Además, la impresión en 3D de órganos y huesos permite disminuir el tiempo empleado en las intervenciones y obtener unos resultados mucho más predecibles.

En esta línea, añade que el uso de Smart Platforms basadas en IoT para la asistencia en remoto está mejorando la calidad de vida a los pacientes y aportando beneficios cuantificables como la disminución en un 40% de sus visitas a los hospitales o la reducción de un 30% en el coste asociado al cuidado de enfermos crónicos en el hospital.

Asimismo, destaca que la inteligencia artificial muestra tener un fuerte impacto en la seguridad de los ciudadanos, que la tecnología emergente puede ayudar a la mejora del medioambiente y la movilidad urbana y que el uso de plataformas urbanas para ayudar a gestionar los servicios de una ciudad.

Artículos relacionados