Son los ter­ceros que menos ren­di­mientos ofrecen en te­rri­torio eu­ropeo

Los fondos de pensiones españoles se desviven por Europa pero no son rentables

Se en­cuen­tran como los se­gundos que más in­vierten en los mer­cados eu­ro­peos

Depósitos
Fondos de pensiones.

El de­bate sem­pi­terno sobre el sis­tema de pen­siones nunca se ha que­dado al mar­gen, pese a la enorme cor­tina que tapa la vi­sión de otros asuntos con la crisis de Cataluña. La sos­te­ni­bi­lidad de las re­tri­bu­ciones pú­blicas está en en­tre­di­cho. Sin em­bargo, la con­tra­ta­ción de pro­ductos al­ter­na­tivos deja en­trever que tam­poco hay so­lu­ciones pa­ra­le­las. Todo ello, en un marco en el que España es de los países que más apuesta, en estos pro­duc­tos, por la Unión Europea en con­traste con el resto de miem­bros.

No es ningún secreto que la discusión sobre las pensiones se ha pausado debido a otras incertidumbres que han aparecido sobre el terreno. Pero más tarde o más temprano deberá volver a abordarse, puesto que el difícil reto demográfico empuja a buscar soluciones que hagan viable el pago de la jubilación a los contribuyentes españoles. No obstante, los datos no invitan especialmente al optimismo.

El último estudio desarrollado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), bajo el nombre “Los Fondos de Pensiones en el foco”, desvela que los fondos de pensiones españoles se situaron como los segundos inversores más importantes en la Unión Europea con una cantidad que asciende a 44.000 millones de dólares (37.348 millones de euros), a finales del pasado año.

¿Y a dónde se destina el dinero principalmente por parte de los planes de pensiones en España?, El informe revela que el 51% invierte en bonos y obligaciones, el 18% en esquemas de inversión colectiva (CIS, por sus siglas en inglés), el 12% en depósitos y el 11% en acciones. Una diversificación que, según apuntan varios expertos a este medio, es de corte “bastante conservador”.

En este sentido, El ahorro financiero (activos financieros) de las familias españolas a finales de junio de 2017, según datos del Banco de España, se situó en 2,14 billones de euros, nuevo máximo histórico. Durante el primer semestre del año, los hogares españoles aumentaron en 64.849 millones de euros su saldo de activos financieros, lo que supone un incremento del 3,1% con respecto a diciembre de 2016. Por otra parte, la cifra completa del conjunto de 25 países revela que avanzó hasta los 767.000 millones de dólares (651.000 millones de euros) el pasado ejercicio, al mismo tiempo que la mayor parte se dirigió hacia la Unión Europea y a América del Norte.

Asimismo, las Instituciones de Inversión Colectiva (Fondos y Sociedades de Inversión e IIC extranjeras) lideraron el incremento del saldo de activos financieros, con un incremento en 2017 del 8,6%. De esta forma, las IIC continúan incrementando su ponderación en el ahorro total de las familias españolas, y ya suponen el 14,1% del total, superando su nivel histórico anterior a la crisis financiera.

Para ser más exactos, la OCDE sostiene que el 52% del total o, lo que es lo mismo, 402.000 millones de dólares (341.000 millones de euros) de las inversiones mediante fondos de pensiones fue a parar a la Unión Europea. Así pues, los fondos de los Países Bajos se ubicaron como los principales inversores en Europa, ascendiendo hasta los 298.000 millones de dólares (253.000 millones de euros).

Rentabilidad pírrica

En el punto negativo nos encontramos con la misma dicotomía que viene siendo habitual. Y es que el rendimiento de las inversiones tiene relación directa con los gestores, que observando la serie histórica no muestran un desempeño que supere a los índices de referencia del viejo continente. Según señala la OCDE, esto depende seleccionado y del horizonte temporal en el que se invierta.

Así pues, en el conjunto global de los países que componen la OCDE el retorno ascendió el pasado año hasta el 2,4%, con un diferencial bastante amplio entre el más rentable (Polonia, con un 8,3%) y el menos rentable (República Checa, con un 1,2% en negativo). Cada región goza de su peculiaridad concreta.

¿Dónde se sitúa España en todo esto? Lamentablemente, en no muy buena posición. El carácter conservador y defensivo de los planes de pensiones españoles, en término medio, lastran su rendimiento hasta el tercero por la cola dentro de los países de la Unión Europea, al sumar un 1% en 2016. Portugal (0,6%) o Letonia (0%) serían los otros dos países con peor desempeño en materia de pensiones. Lo que está claro, a razón de los números, es que aún queda mucho por remar.

Artículos relacionados