News Links

The Washington Post: Cataluña pagará el precio por ‘la locura de sus dirigentes’

El apa­rato es­tatal de pro­pa­ganda de Rusia, in­clu­yendo su por­tavoz Julian Assange, ha apo­yado enér­gi­ca­mente a los se­pa­ra­tis­tas’

Julian Assange: I Told Google's Eric Schmidt to Embrace Bitcoin
Julian Assange.

La Rusia de Putin es­taba al acecho desde hace mucho tiempo. La má­quina de pro­pa­ganda del Kremlin venía sem­brando ci­zaña, sua­ve­mente pero sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad. Y ahora, en estos mo­mentos cer­canos al desen­lace, sea cual sea, ya ni si­quiera apa­renta: se frota las manos por los be­ne­fi­cios que puede ob­tener de la crisis ca­ta­lana. Lo cons­tata esta frase: ‘El apa­rato es­tatal de pro­pa­ganda de Rusia, in­clu­yendo su por­tavoz Julian Assange, ha apo­yado enér­gi­ca­mente a los se­pa­ra­tis­tas’.

El entrecomillado pertenece a un editorial que publica este jueves The Washington Post. El diario de la capital de EEUU que hundió al presidente Nixon en 1974 tras destripar el Watergate es actualmente propiedad de Jeff Bezos, el dueño de Amazon. Es uno de los grandes periódicos que se suma en su página noble a otros medios para pedir cordura a Puigdemont y sus compis secesionistas. Estos últimos días se han pronunciado en el mismo o similar sentido Financial Times, The Economist, Le Monde y The Wall Street Journal, entre otros.

No sólo se lleva Puigdemont el rapapolvo. También hay para Rajoy, y se ve en el mismo título del editorial: ‘Toda la crisis catalana es gracias a dos dirigentes inflexibles’. Pero no es lo mismo reaccionar con dureza contra la ilegalidad, como la actuación de la policía el 1-O, que la ilegalidad misma. También aquí hay niveles de insensatez, y el WP lo deja meridianamente claro.

Como en este párrafo: ‘Puigdemont persiste en su amenaza de que el Parlamento catalán vote sobre una declaración formal de independencia. Eso agradaría complacería a sus socios de coalición, la izquierda radical de la CUP’. Eso ‘explica en parte’ la entrada en liza de Rusia, según el periódico. Y añade: ‘Moscú celebraría que el choque entre Rajoy y Puigdemont desestabiliza la democracia española’.

¿El pecado de Rajoy? Eso, su intransigencia. Lo malo es que el WP, igual que otros medios internacionales, no acaba de distinguir entre dialogar para solucionar algo y ceder al chantaje del Govern, que sólo ha querido dialogar con la condición previa de hacerlo únicamente sobre la modalidad y plazos de la independencia. Por eso el editorial censura lo que llama ‘remedio drástico’: activar el artículo 155 de la Constitución. Pero no sopesa cómo actuarían los tribunales norteamericanos y la Casa Blanca si hubiera un caso de ese tenor en Texas, California o cualquier otro estado.

No obstante, el WP pone el acento sobre el president de la Generalitat: ‘Insistió en ir adelante con un referéndum de independencia contra el dictamen del Tribunal Constitucional y el sentimiento de la mayoría de sus conciudadanos, y ahora se niega a renunciar a la declaración de independencia’.

Y sigue: ‘Hay pocas dudas de que el Govern, una coalición de nacionalistas y de extrema izquierda elegida con menos de la mitad de los votos, se saltó la Constitución’. Más aún: el resultado oficial del 1-O es ‘un mandato hueco’, y toda Europa, y la Administración Trump en EEUU, ‘se han alineado con el Gobierno de Madrid’.

Artículos relacionados