DESDE EL PARQUET

BME gana enteros en las quinielas

Después de unos meses en ten­dencia ba­jista, lo ope­ra­dores es­timan que BME ya ha­bría to­cado suelo sobre el nivel de los 28 euros por ac­ción y es­taría en puertas de ini­ciar una nueva fase al­cista. El ob­je­tivo a corto plazo pasa por re­cu­perar los 32 euros por ac­ción para in­tentar ce­rrar el ejer­cicio cerca de los má­ximos anuales de mayo.

Un optimismo que se fundamenta en la fortaleza del modelo de negocio del gestor de los mercados españoles. Su rentabilidad (ROE) supera el 37%, con lo que multiplica por más de dos a la de sus comparables. Todo ello con unos costes ajustados que le permiten registrar unos ratios de eficiencia por encima de la media.

Los indicadores de negocio –volumen de actividad, salidas a bolsa, efectivo contratado– muestran además una buena evolución. A ello se suma una acertada estrategia de diversificación que facilita la cobertura de los costes operativos con los ingresos no relacionados con los mercados.

Según los expertos de Bankinter, la positiva marcha de todos estos factores anticipa un interesante crecimiento de los beneficios en los próximos meses.

Eso ha permitido al grupo ir cumpliendo con las expectativas del mercado en cuanto a resultados a pesar de un entorno complicado para la activad de su negocio máxime después de que en el primer semestre del pasado ejercicio registrara su mejor resultado desde 2008.

Con estas cifras en la mano, las expectativas de los analistas sobre el valor son realmente altas con valoraciones en torno a los 34 euros por acción que situarían su cotización en su mejor nivel desde mediados de 2015.

Uno de los argumentos utilizados es que BME todavía no está recogiendo todo el potencial de mejora en resultados derivados del aumento en la contratación con un aumento de más del 20% de los flujos canalizados hacia Bolsa.

También debe jugar a su favor el apalancamiento operativo y la política de dividendos de la compañía con un “payout” del 93%. Esto convierte al gestor de los mercados españoles en un importante generador de caja y uno de los valores más rentables por dividendo (5,8%) que ha demostrado ser sostenible en el tiempo y que es especialmente interesante con los bajos tipos de interés de referencia en la actualidad.

BME se sitúa así ahora entre los valores favoritos de los expertos para incluirlo en las quinielas para encarar la rectar final del año, tanto por tratarse de un valor defensivo como por su potencial de revalorización estimada en torno al 20%.

Artículos relacionados