Monitor de Infraestructuras

La firma de hi­po­tecas a in­terés fijo a más de diez años au­menta a tasas des­co­no­cidas

La vivienda ya es un plus en el PIB y en la construcción

El 75% de los vi­sados so­li­ci­tados son para cons­truir blo­ques de pisos

Vivienda
Vivienda

La vi­vienda re­pre­senta ya el 50% de la in­ver­sión rea­li­zada en cons­truc­ción y se es­pera que en el con­junto del año su peso en el PIB se situé en el 4,5%, un valor si­milar al del pro­medio de los países de nuestro en­torno. Pese a ello, la in­ver­sión en el sector está aún muy lejos del 12% del PIB al­can­zado en 2007, el mayor nivel re­gis­trado antes del es­ta­llido de la cri­sis.

Desde que en 2014 tocaran suelo, el precio de los pisos ha subido una media de un 16%, con gran disparidad en el ritmo de crecimiento según el territorio.

El informe trimestral del Banco de España sobre la economía española ratifica lo que otros organismos y estadísticas reflejan también sobre el despegue que está registrando la compra viviendas y el peso que el sector ya ejerce en la construcción por las inversiones que se están desarrollando en nuevas promociones inmobiliarias.

Las solicitudes de visados para construir nuevas viviendas se incrementaron un 24,4% en los siete primeros meses de 2017, periodo en el que se solicitaron 49.238 autorizaciones para construir pisos, según el Ministerio de Fomento. El grueso de los visados fue para levantar bloques de viviendas, con un total de 37.039 autorizaciones, un 26% más que el año pasado, y coparon el 75,2% del total solicitado. Las peticiones para reformas de viviendas y ampliaciones ascendieron a 17.855, un 5,8% más.

El Instituto Nacional de Estadística señala también que, en julio pasado, la cifra de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en el registro de la propiedad ascendió a 24.863, lo que supone un crecimiento de un 32,9% respecto a igual mes de 2016.

Con ser elevada la cifra de hipotecas concedidas por los bancos, hay que señalar que está aún muy lejos de las 108.000 de media que se daban en 2006, en pleno boom inmobiliario. La burbuja, el paro y las fuertes restricciones que impusieron los bancos provocaron que hasta 2014 apenas se concedieran préstamos hipotecarios.

Previsión, 315.000 nuevas hipotecas

Las previsiones apuntan a que al final de año los bancos podrían conceder unas 315.000 nuevas hipotecas. El 62,2% de las hipotecas sobre vivienda se constituyó a tipo variable y el 37,8% de las firmadas se formalizaron a tipo fijo.

Las estimaciones alcistas que se dan sobre el Euribor están haciendo que los compradores de viviendas se estén decantando más por los préstamos hipotecarios a tipo fijo. Para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable, el tipo de interés medio al inicio fue del 2,5% frente al 3,12% para las de tipo fijo.

El Banco de España refleja en su informe trimestral que, desde 2016, se observa un aumento de la proporción de los préstamos con tipo de interés fijo a más de 10 años, cuando anteriormente se firmaban por un periodo inicial de entre uno y cinco años.

Crecimiento del 16%, aunque dispar

Según la entidad emisora, el precio de la vivienda que registró una caída del 45% en términos reales desde su nivel máximo del tercer trimestre de 2007, hasta el mínimo en 2014, ha logrado registrar un crecimiento de un 16%, aunque con cierta disparidad respecto a las zonas que se trate. Madrid, Cataluña y las Islas Baleares han sido las comunidades autónomas donde la subida ha sido mayor.

En este sentido, el Banco de España considera que el mercado presenta un elevado grado de heterogeneidad por zonas geográficas, de modo que la demanda se está concentrando en áreas que no coinciden con aquellas en las que están localizadas las viviendas sin vender, lo que está dando lugar a una evolución dispar de los precios. El parque de mayor número de viviendas sin vender se sitúa en las zonas costeras, donde el auge inmobiliario anterior a la crisis fue especialmente intenso.

Igualmente, subraya que el precio de la vivienda nueva ha sido ligeramente superior al de la vivienda usada, aunque esta diferencia ha ido disminuyendo en los últimos meses.

El incremento de la venta de viviendas se observa tanto en las compras de ciudadanos extranjeros -en torno al 17% del total en los últimos trimestres-, frente a un promedio del 10% observado durante los años 2006-2013.

Por el lado de la oferta, el informe del Banco de España subraya que la iniciación de obra residencial se ha sumado a esta tendencia de mejora, aunque con cierto retraso, debido básicamente al elevado stock de viviendas existentes sin vender.

En cualquier caso, el organismo supervisor señala que el nivel de iniciación de viviendas es aún reducido y se encuentra muy por debajo de lo observado durante las primeras fases de recuperación del sector, tras la crisis de principios de los años 90.

Bajo su punto de vista, el proceso de absorción del abultado stock de viviendas sin vender está siendo “lento”, en un contexto en el que el volumen de compras de vivienda nueva resulta todavía “reducido”, lo que actúa como un factor limitativo del grado de recuperación de la construcción residencial.

Artículos relacionados