Prevalece más la ex­pec­ta­tiva de una subida de tipos en Europa que la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica

Analistas y ‘hedge funds’ dan un voto de confianza a la banca ante el desafío catalán

Las po­si­ciones ba­jistas en el con­junto del sector están en ni­veles muy dis­cretos salvo en Bankia

BANCA, SOCIEDADES Y FINANZAS CORPORATIVAS: ORIENTACIONES MUNDIALES ...
Bancos en Bolsa.

Son muy pocas las veces en las que los in­ver­sores ba­jistas se ali­nean con los ana­listas cuando estos úl­timos creen que una com­pañía de­ter­mi­nada o un sector com­pleto puede su­bir. Y la cir­cuns­tancia es aún más ex­cep­cional en casos como el de la crisis po­lí­tica de Cataluña, que pone en tela de juicio la es­ta­bi­lidad de la bolsa es­pañola. Y muy con­cre­ta­mente la del sector fi­nan­ciero, el que más ha subido en 2017 y que más peso con di­fe­rencia tiene en la evo­lu­ción del Ibex 35.

Sin embargo, ni los ‘hedge fund’ se han lanzado a una carrera de posiciones cortas ni los analistas han modificado sus recomendaciones sobre la banca española. Un simple vistazo a las decisiones de las grandes firmas demuestra que salvo algunos rebajas puntuales de precios objetivos (Goldman Sachs redujo la semana pasada la de todos los bancos, pero en la mayoría de los casos siguen por debajo de los que lucen en el parqué) han mantenido los precios objetivos.

Todos, sin excepción. Una decisión hasta cierto punto sorprendente porque han sido multitud los gestores que –en voz más o menos alta- han recomendado a sus clientes reducir sus posiciones en el sector bancario. Y no solo, claro está, en los bancos catalanes, porque al fin y al cabo la de Cataluña es una cuestión de Estado cuyo impacto se mide en la cantidad de décimas que puede arañar al producto interior bruto (PIB) de España si no hay una solución rápida y lo más limpia posible al conflicto.

Las entidades con más cuota en Cataluña han sido las más castigadas, pero ningún banco escapa de los números rojos desde el 1 de octubre. Por el camino se han dejado conjuntamente unos 8.000 millones de euros. Sin embargo, los analistas han mantenido intactas sus recomendaciones contra viento y marea. Y en algunos casos –HSBC da dado entrada a Banco Santander en su cartera de bancos favoritos porque considera que su precio por debajo de los 5,60 euros es atractivo tras la corrección de los últimos días- los han señalado como una oportunidad.

“Hemos visto una corrección muy importante en las últimas cinco o seis semanas. Pero una gran parte corresponde a las realizaciones de beneficios después de un año muy bueno de la banca. Lo normal es que se empiece a recoger parte de lo ganado es una situación de máxima incertidumbre como la actual. Pero no hemos visto tampoco momentos de pánico. Recomendamos a nuestros clientes mantener la tranquilidad”, señala un gestor que cree que incluso puede haber una buena opción de compra.

“Grandes inversores ya lo están haciendo”, señala, y pone como ejemplo la compra de bonos españoles por parte de BlackRock o la recomendación de compra de bolsa española por parte de Goldman Sachs. Lógicamente, no todos los grandes nombres lo están haciendo, y hay quien sigue recomendado cubrir las posiciones. Viene mucha volatilidad en los mercados y la banca va a encabezar este movimiento en las próximas semanas.

En cualquier caso, nadie quiere soltar del todo amarras en la banca española. Por delante (aunque está muy lejos de ser inminente) hay una subida de tipos en Europa que beneficiará mucho a los bancos domésticos españoles y la caída de los últimos días ha alejado los temores de sobrecompra que había llevado a los analistas a anunciar un ajuste a corto de los precios que Cataluña ha precipitado. Al margen del tiempo que dure la crisis política, los bancos han recuperado cierto recorrido alcista teórico en bolsa.

Los ‘hedge fund’ parecen haberse abonado también a esta teoría. Salvo algunos pequeños escarceos en Banco Sabadell y Bankia, han optado por dejar las cosas como estaban (en general, las posiciones bajistas en el conjunto del sector están en niveles muy discretos salvo en el banco nacionalizado) a la espera de acontecimiento. De momento, los fondos especulativos se conforman con las ganancias amasadas en las últimas semanas de ajuste en los precios.

Artículos relacionados