DESDE EL PARQUET

Quabit, peligroso apalancamiento

El plan es­tra­té­gico de Quabit está con­tando con el be­ne­plá­cito de las firmas de in­ver­sión. Una se­mana des­pués de lo­grar una nueva línea de cré­dito de la firma ame­ri­cana Avenue Capital Group por un im­porte de hasta 40 mi­llones de eu­ros.

La inmobiliaria ha firmado otro contrato de préstamo por 15 millones de euros y vencimiento a tres años con determinados fondos de inversión liderados por Alpin Equities.

Esta liquidez adicional permitirá a Quabit cerrar este mismo año nuevas compras de suelos residenciales que tiene en fases muy avanzadas de negociación así como atender el desarrollo y comercialización de 14 promociones inmobiliarias con una facturación conjunta de 180 millones de euros.

Las condiciones del préstamo incluyen, en determinadas circunstancias, la posible conversión de todo o parte del saldo vivo del préstamo en acciones del grupo inmobiliario.

Quabit tiene en la actualidad 1.600 viviendas en venta repartidas en 18 promociones, 13 de las cuales han salido a la venta este mismo año y en tan solo cuatro meses. La compañía está trabajando además en el lanzamiento comercial de otras nueve promociones más.

Por el momento, la evolución de los ritmos de comercialización acompaña el desempeño del Plan de Negocio que actualmente se sitúa en torno a 60 viviendas al mes. Además durante 2017 ha arrancado otras cinco promociones en Boadilla del Monte, Sant Feliu de Llobregat, Casares y Guadalajara.

El grupo sigue avanzado de este modo en su objetivo de convertirse en uno de los referentes del negocio promotor español La cartera residencial de Quabit asciende a casi un millón de metros cuadrados para desarrollar 4.700 viviendas, superando así su objetivo de promoción hasta 2021.

Las expectativas del mercado con la compañía, sin embargo, son mucho menos optimistas. La compañía capitaliza en la actualidad poco más de 116 millones de euros tras acumular un descenso en el conjunto del año del orden del 15% y, pese a algunos rebotes puntuales, se mueve en zona de mínimos anuales.

Muy cerca incluso de sus mínimos absolutos registrados el pasado ejercicio ligeramente por debajo de 1,2 euros por acción. Un castigo que refleja las dudas del mercado. Si bien los acuerdos para obtener liquidez son muy positivos de cara a su actividad también es cierto que eleva considerablemente su endeudamiento y deja la viabilidad de la compañía a expensas de que se confirme la recuperación del mercado inmobiliario.

Artículos relacionados