DESDE EL PARQUET

Los cinco grandes de R4

Telefónica, Santander, Cellnex, Indra y Enagás son los va­lores fa­vo­ritos en este arranque de ejer­cicio para Renta 4 en su “Cartera de 5 Grandes”. Todos ellos con una misma pon­de­ra­ción del 20%. A las cua­li­dades de los dos va­lo­res, junto a Inditex, se ha unido el alto po­ten­cial de los otros tres com­po­nen­tes.

De Indra destacan el profundo plan de reestructuración puesto en marcha en 2015 y que culminará en 2018 que le ha llevado a provisionar de momento algo más de 900 millones de euros.

De esta forma, la compañía tecnológica persigue mejorar los márgenes, potenciar la generación de caja y reducir su deuda. La firma ha observado que las mejoras a raíz de este plan están siendo muy apreciables y es previsible que esta tendencia continúe apoyada en la positiva evolución del recorte de gastos, con otros 180 o 200 millones más previstos para este año.

Recientemente, además, ha realizado una oferta de adquisición de Tecnocom que reforzará su posicionamiento en España. El precio objetivo se sitúa en 11,1 euros por acción, nivel al que se ha acercado tras la fuerte revalorización experimentada en las primeras sesiones del ejercicio.

La firma también se muestra muy optimista con Cellnex. La compañía tiene en estudio varias posibles adquisiciones que le permitirán ganar tamaño y consolidarse como el mayor gestor independiente europeo de telecomunicación. Para este año se espera una sensible mejora de la eficiencia de la compañía, con crecimientos del Ebitda de dos dígitos. A ello suma una sólida estructura financiera gracias a su alta capacidad de generación de caja, pudiendo aumentar así su apalancamiento sin perjudicar su sostenibilidad.

Enagás completa el quinteto de esta cartera de valores gracias a su atractivo plan estratégico con el que prevé elevar un 5% anual su dividendo y un 25% el beneficio neto en 2020. Unas perspectivas sustentadas en sus negocios internacionales para los que espera incluso una mejora de objetivos en febrero de 2017. El grupo gasista destaca también por su recurrente generación de caja, la alta visibilidad por el negocio regulado, una sólida estructura financiera y una posible penalización por el riesgo político muy inferior al del resto del sector. Otro atractivo es su alta rentabilidad por dividendo, abonado en efectivo, que en 2017 superará el 2017.

La cartera queda así muy diversificada por sectores y con una alta capacidad para superar la media de rentabilidad del Ibex 35. En cualquier caso, no son descartables nuevos cambios en la cartera en las próximas sesiones o semanas, sobre todo teniendo en cuenta la cercanía de Indra a su objetivo potencial.

Artículos relacionados