Monitor de Infraestructuras

Las entidades financieras subirán los tipos y se encarecerán los préstamos hipotecarios

La vivienda, al alza pero sin dinamismo

Las cláusulas suelo y los gastos de formalización de las hipotecas ponen en alerta al sector

Vivienda
Vivienda

La vivienda ha cerrado 2016 con buenas sensaciones por la recuperación pero le falta aún el dinamismo que poseía antes de la crisis. Sigue colgada de ataduras que hacen que el mercado no sea capaz de soltar lastre y desmadrarse. El ejercicio que acaba de concluir ha sido bueno, ya que el precio ha subido de media un 3% y las previsiones apuntan que para 2017 puede registrarse entre un 4% y un 5% de alza. En cambio, existen algunos riesgos que pueden hacer variar los pronósticos.

La sen­tencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea contra las cláu­sulas suelo más el dic­tamen del Tribunal Supremo que obliga a los bancos a co­rrer con los gastos de for­ma­li­za­ción de una hi­po­teca, sin duda, va a cam­biar la po­lí­tica de los bancos y en­ca­re­cerá las hi­po­te­cas. El pre­si­dente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González, así lo ha re­co­no­cido y ha ad­ver­tido que las hi­po­tecas su­birán en España en el “corto pla­zo”.

Del desa­rrollo que tengan estas dos sen­ten­cias y el efecto que su­pongan para la banca en ge­ne­ral, va a de­pender el de­venir de los nuevos prés­tamos hi­po­te­ca­rios que se for­ma­licen y de las con­di­ciones que las en­ti­dades im­pon­drán a sus clien­tes. Algunos ex­pertos ad­miten que estas dos me­didas pueden con­di­cionar el mer­cado y la com­pra­venta de vi­vien­das, ya que se prevé que su­birán los tipos de in­te­rés, lo que fre­naría el nú­mero de hi­po­tecas que so­li­ci­ten.

El nivel sa­la­rial -los sueldos son re­la­ti­va­mente ba­jos-, el nivel de paro, la propia ines­ta­bi­lidad la­boral que ge­neran las em­presas de­bido a la tem­po­ra­lidad en el em­pleo, son el prin­cipal obs­táculo que im­pide a los jó­venes lan­zarse a la compra de una vi­vienda. Según los úl­timos datos de la so­ciedad de ta­sa­ción Tinsa, se man­tienen en 7,5 los años de sueldo que ne­ce­sitan los es­pañoles para ad­quirir una casa de tipo me­dio.

Riesgos a medio pla­zo

Hay que ad­mi­tir, que to­davía es muy pre­ma­turo aven­turar el efecto do­minó que puede tener sobre el sector de la vi­vienda, pero hay ciertos miedos de que el mer­cado in­mo­bi­liario vuelva a con­traerse de nuevo tras la crisis que ha su­frido el sector desde el es­ta­llido de la bur­buja del la­drillo en 2008.

Los bancos están a la es­pera de lo que el Gobierno pueda aprobar en Consejo de Ministros y a la de­ci­sión que tome el Banco de España sobre si les obliga a tener que pro­vi­sionar o no el des­em­bolso que ten­drán que hacer sobre las cláu­sulas suelo. Las en­ti­dades están in­ten­tando di­la­tarlo para que no afecte a las cuentas de 2016, ya que su­pon­dría un fuerte va­ra­palo para los nú­meros que ten­drán que pre­sentar en fe­brero pró­ximo.

El banco emisor ha ci­frado en unos 4.000 mi­llones de euros el des­em­bolso que las en­ti­dades ten­drán que rea­lizar por las cláu­sulas suelo por lo que la banca se verá obli­gada a re­per­cutir de al­guna forma -vía nuevas co­mi­siones o subida de ti­pos-, los fu­turos cré­ditos para compra de vi­vienda.

Plan Estatal de Vivienda 2017-2020

Está por ver tam­bién en qué se tra­duce el Plan Estatal de Vivienda 2017-2020 que quiere sacar ade­lante el PP y el Gobierno de Mariano Rajoy. La Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados ha apro­bado poner en marcha un nuevo plan para re­lanzar el sector y el mer­cado de la vi­vienda. La ini­cia­tiva del grupo par­la­men­tario Popular busca po­ten­ciar las ayudas al al­quiler de pisos y fa­ci­litar el ac­ceso rá­pido a una vi­vienda “digna y ade­cuada” para aque­llas per­sonas con di­fi­cul­tades eco­nó­mi­cas.

Además del al­qui­ler, el nuevo pro­yecto quiere cen­trarse en fa­ci­litar ayudas a la reha­bi­li­ta­ción tanto en edi­fi­cios re­si­den­ciales co­lec­ti­vos, co­mu­ni­dades de ve­cinos y en pisos in­di­vi­dua­les, in­cluidas las vi­viendas ru­ra­les. La me­jora en la efi­ciencia ener­gé­tica es otra de las me­didas que se pre­tende in­cluir en el fu­turo plan.

Esta ini­cia­tiva ha sido re­ci­bida con cierta frialdad por el sector porque se piensa que puede acabar en un simple par­che, ya que no afronta el pro­blema de fondo que es po­ten­ciar el mer­cado y la cons­truc­ción de nuevos pi­sos. Precisamente, el pacto que sus­cri­bieron en agosto pa­sado PP y Ciudadanos apenas toca el tema de la vi­vienda en España. Alude al pro­blema con al­gunas pro­puestas so­ciales pero no aborda cómo re­solver la si­tua­ción del mer­cado glo­bal.

Las pre­vi­sio­nes, por tanto, que hacen los ex­pertos para 2017 es que el mer­cado se está mo­viendo como se de­muestra que los pre­cios hayan subido de media en España un 3% -algunas ciu­dades como Barcelona, Madrid, y San Sebastián re­gis­tran subidas de un 7,2%, un 5,2% y un 4,3%, res­pec­ti­va­mente, según Tinsa-. Consideran tam­bién que hay una reac­ti­va­ción de la venta de pisos sobre plano y un au­mento del nivel de transac­cio­nes.

Ahora bien, la eco­nomía es­pañola no va a crecer este año en los mismos tér­minos que lo hizo en 2016, el pe­tróleo está su­biendo -está ya a 57 dó­lares el ba­rril-, lo que puede afectar a la eco­no­mía, y los bancos se sienten más ago­biados por las nuevas im­po­si­ciones que le han exi­gido el Tribunal de la UE y el Supremo. Por ello, puede de­cirse que hay signos de con­so­li­da­ción en el mer­cado in­mo­bi­liario pero sigue ha­biendo riesgos que hay que tener en cuenta, ya que pueden hacer va­riar las ex­pec­ta­tivas de cre­ci­miento del mer­cado in­mo­bi­lia­rio.

Artículos relacionados