Monitor de Infraestructuras

Las en­ti­dades fi­nan­cieras su­birán los tipos y se en­ca­re­cerán los prés­tamos hi­po­te­ca­rios

La vivienda, al alza pero sin dinamismo

Las cláu­sulas suelo y los gastos de for­ma­li­za­ción de las hi­po­tecas ponen en alerta al sector

Vivienda
Vivienda

La vi­vienda ha ce­rrado 2016 con buenas sen­sa­ciones por la re­cu­pe­ra­ción pero le falta aún el di­na­mismo que po­seía antes de la cri­sis. Sigue col­gada de ata­duras que hacen que el mer­cado no sea capaz de soltar lastre y des­ma­drarse. El ejer­cicio que acaba de con­cluir ha sido bueno, ya que el precio ha subido de media un 3% y las pre­vi­siones apuntan que para 2017 puede re­gis­trarse entre un 4% y un 5% de alza. En cam­bio, existen al­gunos riesgos que pueden hacer va­riar los pro­nós­ti­cos.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea contra las cláusulas suelo más el dictamen del Tribunal Supremo que obliga a los bancos a correr con los gastos de formalización de una hipoteca, sin duda, va a cambiar la política de los bancos y encarecerá las hipotecas. El presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González, así lo ha reconocido y ha advertido que las hipotecas subirán en España en el “corto plazo”.

Del desarrollo que tengan estas dos sentencias y el efecto que supongan para la banca en general, va a depender el devenir de los nuevos préstamos hipotecarios que se formalicen y de las condiciones que las entidades impondrán a sus clientes. Algunos expertos admiten que estas dos medidas pueden condicionar el mercado y la compraventa de viviendas, ya que se prevé que subirán los tipos de interés, lo que frenaría el número de hipotecas que soliciten.

El nivel salarial -los sueldos son relativamente bajos-, el nivel de paro, la propia inestabilidad laboral que generan las empresas debido a la temporalidad en el empleo, son el principal obstáculo que impide a los jóvenes lanzarse a la compra de una vivienda. Según los últimos datos de la sociedad de tasación Tinsa, se mantienen en 7,5 los años de sueldo que necesitan los españoles para adquirir una casa de tipo medio.

Riesgos a medio plazo

Hay que admitir, que todavía es muy prematuro aventurar el efecto dominó que puede tener sobre el sector de la vivienda, pero hay ciertos miedos de que el mercado inmobiliario vuelva a contraerse de nuevo tras la crisis que ha sufrido el sector desde el estallido de la burbuja del ladrillo en 2008.

Los bancos están a la espera de lo que el Gobierno pueda aprobar en Consejo de Ministros y a la decisión que tome el Banco de España sobre si les obliga a tener que provisionar o no el desembolso que tendrán que hacer sobre las cláusulas suelo. Las entidades están intentando dilatarlo para que no afecte a las cuentas de 2016, ya que supondría un fuerte varapalo para los números que tendrán que presentar en febrero próximo.

El banco emisor ha cifrado en unos 4.000 millones de euros el desembolso que las entidades tendrán que realizar por las cláusulas suelo por lo que la banca se verá obligada a repercutir de alguna forma -vía nuevas comisiones o subida de tipos-, los futuros créditos para compra de vivienda.

Plan Estatal de Vivienda 2017-2020

Está por ver también en qué se traduce el Plan Estatal de Vivienda 2017-2020 que quiere sacar adelante el PP y el Gobierno de Mariano Rajoy. La Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados ha aprobado poner en marcha un nuevo plan para relanzar el sector y el mercado de la vivienda. La iniciativa del grupo parlamentario Popular busca potenciar las ayudas al alquiler de pisos y facilitar el acceso rápido a una vivienda “digna y adecuada” para aquellas personas con dificultades económicas.

Además del alquiler, el nuevo proyecto quiere centrarse en facilitar ayudas a la rehabilitación tanto en edificios residenciales colectivos, comunidades de vecinos y en pisos individuales, incluidas las viviendas rurales. La mejora en la eficiencia energética es otra de las medidas que se pretende incluir en el futuro plan.

Esta iniciativa ha sido recibida con cierta frialdad por el sector porque se piensa que puede acabar en un simple parche, ya que no afronta el problema de fondo que es potenciar el mercado y la construcción de nuevos pisos. Precisamente, el pacto que suscribieron en agosto pasado PP y Ciudadanos apenas toca el tema de la vivienda en España. Alude al problema con algunas propuestas sociales pero no aborda cómo resolver la situación del mercado global.

Las previsiones, por tanto, que hacen los expertos para 2017 es que el mercado se está moviendo como se demuestra que los precios hayan subido de media en España un 3% -algunas ciudades como Barcelona, Madrid, y San Sebastián registran subidas de un 7,2%, un 5,2% y un 4,3%, respectivamente, según Tinsa-. Consideran también que hay una reactivación de la venta de pisos sobre plano y un aumento del nivel de transacciones.

Ahora bien, la economía española no va a crecer este año en los mismos términos que lo hizo en 2016, el petróleo está subiendo -está ya a 57 dólares el barril-, lo que puede afectar a la economía, y los bancos se sienten más agobiados por las nuevas imposiciones que le han exigido el Tribunal de la UE y el Supremo. Por ello, puede decirse que hay signos de consolidación en el mercado inmobiliario pero sigue habiendo riesgos que hay que tener en cuenta, ya que pueden hacer variar las expectativas de crecimiento del mercado inmobiliario.

Artículos relacionados