DESDE EL PARQUET

Viscofán, bajo el signo del dólar

La de­bi­lidad del euro frente al dólar hace pensar a mu­chos ope­ra­dores que este puede ser un año muy po­si­tivo para la renta va­riable es­pañola, es­pe­cial­mente para las em­presas ex­por­ta­doras o con fuerte pre­sencia en Estados Unidos. Uno de los va­lores más en boca en estos días por este mo­tivo es Viscofán.

El peso de las ventas en el país norteamericano del grupo especializado en la fabricación de envoltorios plásticos para alimentos supera el 30%.

Esta cifra es una de las más altas entre las cotizadas españolas, lo que probablemente se dejará sentir de forma muy favorable en sus ingresos, situando a la compañía como una de las de mayor potencial para este ejercicio dentro selectivo español. La entrada en su capital del Corporación Financiera Alba en el pasado mes de noviembre, convirtiéndose en accionista de referencia con más del 10% del capital, le otorga además un plus de confianza, a pesar de los flojos resultados que ha venido presentando la compañía a lo largo de 2016.

A la espera del balance del cierre del ejercicio, las cuentas de la compañía en los últimos trimestres han mostrado cierta debilidad en las ventas, contrarrestando la fortaleza mostrada con la generación de caja en un año en que las inversiones han crecido un 66%. El alto flujo de caja, en cualquier caso, hace especialmente interesante su relación precio-beneficio –tiene un PER inferior a 20 veces– a lo que suma una relativamente interesante rentabilidad por dividendo cercana al 3%.

En las últimas semanas, desde la entrada del grupo financiero Alba, las acciones de Viscofán han experimentado una espectacular subida en vertical del orden del 20% para situarse en puertas de los 50 euros por acción, nivel sobre el que se sitúa ahora su principal resistencia. De esta forma, a corto y medio plazo parece haber cambiado el escenario neutral bajista al de neutral alcista con un primer objetivo potencial sobre los 52 euros.

El rápido avance protagonizado en los dos últimos meses, sin embargo, ha atraído en contrapartida la atención de los fondos bajistas, que consideran prácticamente agotado este movimiento y empiezan a apostar fuerte por un duro ajuste de la acción. En los últimos días de 2016 tanto WorlQuant como BlackRock han tomado posiciones a la baja del 0,59% y del 0,7%, respectivamente. De confirmarse las expectativas de estos fondos, el valor podría ir a buscar soporte sobre los 46 euros por título.

Artículos relacionados