DESDE EL PARQUET

Fersa y Solaria, renovado optimismo

Las em­presas de ener­gías re­no­va­bles quieren volver a es­cena tras la pér­dida de pro­ta­go­nismo en los úl­timos meses del año pa­sado. La elec­ción de Trump, que ha ne­gado sis­te­má­ti­ca­mente la exis­tencia del cambio cli­má­tico, cayó como un jarro de agua fría en las com­pañías del sector ante el temor de una caída de las in­ver­sio­nes.

A ello se suma la especial penalización que viene sufriendo las empresas medioambientales en España por la falta de una regulación clara y transparente.

Pero no todo juega en contra. La reciente entrada en vigor de las medidas aprobadas en el acuerdo mundial del clima de París puede servir de catalizador para recuperar la confianza. A ello se suma las buenas expectativas del negocio en Latinoamérica, que puede ofrecer importantes oportunidades de expansión para las empresas españolas. En el mercado se espera además un proceso de concentración que puede despertar el interés de los fondos de inversión.

En este contexto cabe destacar la llamada de atención realizada por dos pequeñas compañías españolas con vidas paralelas –Fersa y Solaria–, en el arranque del ejercicio bursátil.

Las acciones de Fersa llegaron a superar ayer los 0.56 euro por acción en el mejor momento del día rompiendo al alza la resistencia que encontraba sobre los 0,50 euros en un movimiento que le sitúa en zona de máximos de 2015.

Ahora, su principal reto es superar esta barrera que le permitiría consolidar una nueva tendencia alcista que tendría como principal objetivo la cota de los 0,65 euros. Este objetivo le confiere un potencial de subida a medio plazo de cerca del 20%.

Solaria, por su parte, también parece haber iniciado el ejercicio con ganas de mantener la tendencia alcista registrada en las últimas semanas de 2016. En su caso, sin embargo, se enfrenta ahora con una fuerte resistencia en el nivel de los 0,85 euros por acción que de no superar daría lugar a un nuevo ajuste al menos hasta los 0,7 euros.

Los expertos técnicos, no obstante, se muestran moderadamente optimistas y creen que el valor volverá a tantear el nivel del euro en los próximos meses, sobre todo, si se confirman las buenas expectativas generales para el sector.

Artículos relacionados