DESDE EL PARQUET

Merlin, en el más puro ciclo alcista

Los ges­tores pa­tri­mo­niales se mues­tran muy po­si­tivos res­pecto al sector in­mo­bi­liario de cara a los pró­ximos me­ses. Aunque la re­cu­pe­ra­ción del la­drillo puede estar cerca de ago­tarse, al­gunos ex­pertos con­si­deran que aún queda bas­tante re­co­rrido en el área de al­quiler de ofi­cinas y vi­viendas re­si­den­cia­les.

Se espera además que continúe el ciclo alcista de la subida de precios de la vivienda en 2017 con incrementos del orden del 5%, después de tres años consecutivos de crecimientos.

Al calor de esta mejora, los expertos de Bankinter afirman que las rentas por alquiler seguirán experimentando fuertes incrementos tanto en zonas centrales como en las zonas residenciales. Un factor claro como para apostar por las socimis, especialmente aquellas con negocio patrimonialista y exposición al sector terciario para aprovechar la mejora tanto la mejor de las rentas por alquiler con la subida de precios como la mayor ocupación de viviendas y oficinas.

Entre las sociedades de inversión inmobiliaria, inversión de moda por su especial atractivo fiscal y dividendo, los expertos de esta firma se decantan sobre todo por Merlin Propertis por su diversificada cartera y alta visibilidad.

La inmobiliaria además ha comenzado el año con paso firme tras vender su cartera hotelera por 535 millones de euros a la firma francesa Froncière des Regions. La formalización del acuerdo se produce después de que el equipo directivo de la compañía española haya evaluado esta cartera como no estratégica para su actividad. La venta se suma así a otras desinversiones no estratégicas realizadas a lo largo del año pasado por un importe total de 761 millones de euros que le han reportado a la sociedad unas plusvalías de 51 millones de euros.

Los fondos obtenidos con estas venta se destinarán a reducir apalancamiento y a otros usos generales de la compañía como son la reinversión en otros activos de calidad y con alto potencial de crecimiento en rentas. Los directivos de la firma destacan que esta operación permite a Merlin cumplir con éxito su plan estratégico, maximizar el valor para sus accionistas, reducir la deuda y cumplir con los compromisos asumidos con el mercado y con las agencias de calificación.

La positiva respuesta a esta noticia en el mercado ha llevado a su cotización hacia los 10,45 euros por acción, la parte alta del canal lateral formado en las últimas semanas dentro de un canal alcista más amplio formado desde junio tras el batacazo de la acción por el Brexit.

De romper esa cota podría tener un potencial de subida del 10% adicional hasta un nivel entre los 11 y los 11,5 euros por acción donde encuentra una fuerte zona de congestión, muy cerca ya de sus máximos. No superar la parte alta del canal lateral a corto plazo, supondría para el valor, en el mejor de los casos, quedarse anclado algunas semanas más en estos niveles. No hay que olvidar además que el pago por dividendo se situará sobre el 5%, una de los más altos del sector.

Artículos relacionados