DESDE EL PARQUET

Natra se queda sin referente

La di­mi­sión del con­se­jero de­le­gado de Natra, Juan Dionis, por mo­tivos per­so­nales ha ge­ne­rado re­vuelo y preo­cu­pa­ción entre sus ac­cio­nis­tas. Pocos ol­vidan que desde su lle­gada al grupo de ali­men­ta­ción y de­ri­vados del cacao en di­ciembre de 2015, las ac­ciones de la com­pañía han mul­ti­pli­cado su valor casi por cua­tro. Han pa­sando de los 0,23 eu­ros, mí­nimo ab­so­luto de enero de 2016, a los 0,85 euros de esta se­mana, lo que im­plica una re­va­lo­ri­za­ción del 270%.

Entre sus principales logros se encuentra la fuerte reducción de las pérdidas de la compañía gracias a una política focalizada en la reducción de costes y la búsqueda de eficiencia, mejorando las ventas de la compañía hasta septiembre del pasado año en cerca de un 2%. Además del positivo balance dejado en poco más de un año, los expertos recuerdan además que Juan Dionis llegó tras la dimisión de Mikel Beitia, también por motivos personales, lo que eleva la preocupación ante una difícil relación con los principales accionistas del grupo.

Su dimisión deja ahora un vacío de poder que preocupa en el mercado, a pesar de haber dejado ya definidas las líneas a seguir. En este sentido, Natra ha intentado restar importancia a la dimisión señalando, el comunicado remitido a la CNMV, que el grupo puede seguir desarrollando su actividad diaria con total normalidad con la vigente estructura de poderes. Eso no quita que haya puesto en marcha la búsqueda para seleccionar un candidato idóneo para cubrir el hueco dejado por Dionis.

Artículos relacionados