Hay unos 4.000 mi­llones pre­pa­rados para in­vertir en un mer­cado mucho más es­table

El capital riesgo se frota las manos con las previsiones macro y mira a la Bolsa

Las des­in­ver­siones se pueden dis­parar si los mer­cados de va­lores en­cuen­tran la ve­lo­cidad de cru­cero

salida a bolsa de eDreams
Salida a bolsa de eDreams.

Tras una larga tra­vesía del de­sierto, el ne­gocio del ca­pital riesgo vuelve a bri­llar en suelo es­pañol. Desde el sector se ase­gura que 2017 puede ser un ejer­cicio ex­tra­or­di­nario si las pre­vi­siones que dicen que la eco­nomía es­pañola puede crecer cla­ra­mente por en­cima del 2% este año y el si­guiente se con­fir­man. No son ritmos ex­tra­or­di­na­rios, pero sí su­fi­cientes para atraer mucho di­nero -sobre todo in­ter­na­cio­nal- al ca­pital de las em­presas es­paño­las.

Todos los ingredientes se juntan en un cóctel que puede ser explosivo. En estos momentos, hay hasta 4.000 millones de euros esperando destino (sólo el año pasado los distintos fondos privados españoles levantaron 2.300 millones de euros entre los inversores institucionales) en un escenario de mayor confianza por parte de potenciales compradores y vendedores. Todo ayuda porque las valoraciones siguen siendo relativamente atractivas.

"Los vendedores siempre miran a la Bolsa a la hora de poner precio a las compañías. El año 2106 ha sido muy discreto -el Ibex 35 perdió un 2%- y el comienzo de 2017 no ha aportado novedad alguna. La estabilidad de los precios de las empresas cotizadas contribuye al mantenimiento de las valoraciones de las empresas objetivo del capital riesgo. Y eso es muy buena noticia de cara a las nuevas operaciones", señalan en fuentes del sector, que se las promete muy felices este año.

El optimismo es la constante, porque mientras que los fondos están rotando sus carteras a buen ritmo y sin tener que asumir las enormes pérdidas de otros años en las operaciones fallidas (aquellas en las que sale con números rojos) vuelven a recibir el apoyo masivo de sus inversores, ávidos de lograr en sus inversiones en capital riesgo las rentabilidades que les niegan los instrumentos de ahorro tradicional o unas bolsas volátiles y muy irregulares.

Firmas como Nazca Capital, Abac Capital, MCH Private Equity, Realza Capital, Alantra y Meridia Capital cerraron nuevos vehículos de inversión el año pasado. Si en 2016 los fondos nacionales batieron el récord histórico de transacciones con 420 operaciones (éstas sumaron una inversión de 931 millones de euros, el 31% del total) este año parecen preparados para subir el ritmo y subir el tamaño de sus operaciones. El año pasado, las grandes fueron acaparadas en exclusiva por los inversores internacionales, que coparon dos terceras partes de la actividad.

Si se cumplen los pronósticos, España va a crecer este año y el siguiente claramente por encima de la media europea. Ese diferencial convierte al español en un mercado muy atractivo para los fondos internacionales, que una vez superado el riesgo político han subido la velocidad y el tamaño de las compras. La mayoría de las siete grandes operaciones superiores a los 100 millones de euros se concentraron en la segunda mitad del año.

En un escenario cada vez más estable, fuentes del sector auguran también más salidas a bolsa si el mercado sale del actual momento de atonía y la ventana de liquidez vuelve a abrirse. "El año pasado el capital riesgo estuvo detrás de casi todas las salidas a bolsa que se produjeron, como Telepizza o Parques Reunidos. Los fondos pudieron desinvertir con valoraciones muy atractivas, aunque luego el precio las empresas haya tenido muy poco recorrido en Bolsa", señalan en fuentes del sector.

Las mismas fuentes señalan que la salida a bolsa es el mecanismo favorito para del sector para salir de una empresa, y que si las condiciones de mercado lo permiten (no fue así en la segunda mitad del año pasado) puede haber un buen número de ofertas públicas de venta (OPV) en 2017. Con las alforjas llenas, el capital riesgo afronta 2017 con el objetivo de superar de nuevo los 3.000 millones de euros anuales de inversión y de recuperar la bolsa como principal vía de desinversión.

Artículos relacionados