DESDE EL PARQUET

El oro, un valor seguro

La decisión de la Reserva Federal de EEUU de elevar sus tasas de interés en 25 puntos básicos el pasado 14 de diciembre para situarla entre el 0,5% y el 0,75 % no cogió por sorpresa a nadie en el mercado.

Si lo hizo en cambio el anuncio de la en­tidad de au­men­tarlas en otros 75 puntos bá­sicos de forma pro­gre­siva a lo largo de 2017. Es de­cir, tres subidas de ti­pos, siempre y cuando se den las con­di­ciones apro­pia­das, frente las dos pre­vistas por el con­senso del mer­cado.

Una de­ci­sión sor­pren­dente que ha te­nido como primer per­ju­di­cado al oro. La onza de este metal pre­cioso se hundió casi 20 dó­la­res, hasta los 1.140 dó­la­res, nivel sobre el cual se ha asen­tado en las úl­timas se­manas a la es­pera de acon­te­ci­mien­tos.

Muchos ana­listas pro­nos­tican nuevos des­censos en los pró­ximos me­ses, al menos hasta los 1.100 dó­la­res, ante el lastre que su­pondrá la subida de tipos y en ge­neral de un en­torno no muy fa­vo­rable para el metal pre­cioso con ex­pec­ta­tivas de cre­ci­miento ron­dando el 3% y con una ace­le­ra­ción de la in­fla­ción hasta el 2%.

En este sen­tido, Álvaro Gallego, CEO de Auibérica, partner de la ale­mana Auvesta –empresa es­pe­cia­li­zada en de­pó­sitos de ahorro en me­tales pre­ciosos fí­si­cos–, con­si­dera que “las po­si­bles caídas pueden ser apro­ve­chada para ir acu­mu­lando gramos de forma pro­gre­siva a buenos pre­cios de cara a una in­ver­sión a largo pla­zo”. En la ac­tua­lidad to­camos a menos de 18 gramos por per­sona te­niendo en cuenta la ac­tual po­bla­ción mun­dial y con la tec­no­logía ac­tual de ex­trac­ción, las re­servas de oro en la Tierra se ago­tarán en un plazo de 25 años.

Sin em­bargo, no habrá que es­perar tanto a ob­servar ten­siones en el mer­cado. En un ho­ri­zonte más cer­cano es pre­vi­sible un cre­ci­miento de la de­manda desde China e India, que de­bería com­pensar la de­bi­lidad ac­tual, im­pul­sando la onza por en­cima de los 1.300 dó­lares a fi­nales de 2017. Hay que tener en cuenta además el rol de ac­tivo re­fugio del oro ante las cre­cientes pre­siones in­fla­cio­nistas en las grandes eco­no­mías.

La in­ver­sión fí­sica puede ser la mejor op­ción a la hora de tomar po­si­ciones en me­tales pre­cio­sos, pero no la única. Hay otras op­ciones como los ETC, aunque la ma­yoría de estos pro­ductos solo venden papel y no están res­pal­dados en su to­ta­lidad por oro fí­sico, o la in­ver­sión en em­presas mi­ne­ras. Una al­ter­na­tiva algo más com­pli­cada, pero que tiene tam­bién de­fen­so­res.

Los ana­listas de M&G Valores con­si­deran que hay al­gunas com­pañías del sector que ofrecen una buena opor­tu­nidad de compra como Eldorado, Goldcorp o Kinross. La firma con­si­dera que el en­torno para los pre­cios del metal áureo se­guirá siendo vo­látil du­rante algún tiempo, pero se han rea­li­zado im­por­tantes in­ver­siones en el sector en este úl­timo año y la puesta en marcha de los nuevos pro­yectos se de­jará sentir sobre los pre­cios del oro,

Artículos relacionados