LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa y la bola de cristal

El mer­cado se des­pide de un año mar­cado por las in­cer­ti­dum­bres y la alta vo­la­ti­li­dad. Pese a un es­ce­nario ma­cro­eco­nó­mico bas­tante es­table en los países desa­rro­lla­dos, el pe­si­mismo ha im­pe­rado casi hasta el fi­nal.

La crisis de los países emergentes, las dudas sobre el crecimiento en China, el hundimiento de los precios del petróleo a principios de año y las incertidumbres políticas con el Brexit como gran protagonista, provocaron una fase de corrección en las bolsas europeas, solo aliviada ligeramente en el último tramo del ejercicio. Una debilidad que ha contrastado con la continua racha de máximos históricos en los mercados estadounidenses.

Tanto las materias primas como las bolsas del Viejo Continente hicieron suelo en el mes de febrero y a partir de entonces entraron en un proceso de recuperación, solo interrumpido por el referéndum para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que se ha ido consolidando con el tiempo. El índice Ibex 35, que protagonizó su peor arranque de año de la historia y su mejor mes de diciembre en 20 años, ha despedido el 2016 en los 9.352 puntos, con una caída anual acumulada del 2%. Aunque si se tiene en cuenta la rentabilidad por dividendo y otras retribuciones a los accionistas, el selectivo habría cerrado con un ligero tono positivo del orden del 2,5%.

En los últimos meses del año, los indicadores cíclicos muestran una clara mejoría y todo apunta a que la fase expansiva continuará en próximos trimestres. En estas condiciones, desde M&G Valores prevén un 2017 positivo para la renta variable al darse las condiciones para la recuperación de la tendencia alcista de largo plazo después de la fase correctiva sufrida en el período de 2015/16.

De hecho en EEUU ya lo ha hecho y todo apunta a que Europa está arrancando también. El factor clave es la vuelta al crecimiento de los beneficios de las empresas y la recuperación de las expectativas de inflación que van a favorecer a la renta variable frente a la renta fija. Los principales riesgos que se perciben serían de tipo político en Europa y la eterna amenaza de una crisis en China, pero no cabe esperar que vayan a traducirse en nada más que los inevitables episodios de volatilidad que se producen en el mercado periódicamente. La firma se sitúa así en un objetivo teórico para el Ibex a finales de 2017 sobre los 10.500-11.000 puntos.

Un optimismo que no todos comparten. Cada vez son más las voces, algunas muy relevantes a la hora de predecir anteriores crisis como la del matemático, financiero y analista económico español Juan Ignacio Crespo, según el cual nos queda muy poco para volver a entrar en recesión.

Como nadie tiene la bola de cristal para saber qué va a ocurrir, lo que sí resulta conveniente es estar preparado para cualquiera de los escenarios con una cartera diversificada y con un porcentaje en liquidez suficiente para aprovechar posibles oportunidades.

Agenda semanal de la Bolsa La primera semana del año vendrá marcada por los datos de empleo en Estados Unidos en una jornada, la del viernes –Día de Reyes– en la que las bolsas españolas abrirán sus puertas con total normalidad ante la falta de sensibilidad y el afán recaudatorio del gestor de los mercados españoles (BME). Los inversores tendrán antes además algunas referencias importantes de las que estar pendientes.

El lunes se publicarán los datos de actividad PMI manufacturero en un buen número de países de Europa y de la zona euro en su conjunto además de las ventas al por menor en Alemania.

Para la sesión del martes, la atención se centrará en la tasa de paro y las cifras de inflación que llegarán desde Alemania, así como del indicador de actividad PMI manufacturero y de los gastos de construcción que se publicarán en EEUU.

La jornada del miércoles vendrá condicionada por la publicación de las actas de la última reunión de la Reserva Federal en la que se subieron tipos del 0,5 al 0,75% y en la que se establecieron al menos tres nuevas subidas para el próximo año. Tras esta decisión, los inversores deberán examinar con especial atención las actas para dilucidar las motivaciones de la Fed y su nueva política monetaria a corto plazo. Sin embargo, este documento se publicará con los mercados de valores españoles ya cerrado, por lo que los inversores deberán estar atentos a lo largo del día a los datos de PMI servicios y la inflación armonizada de la zona euro.

El jueves, la atención se centrará en los precios de producción de la zona euro, y en los indicadores de actividad PMI e ISM del sector servicios en Estados Unidos. Desde el país norteamericano llegarán además las cifras de empleo privado, muy seguidas por el mercado.

Para la jornada semifestiva del viernes, Día de Reyes, se esperan las cifras de sentimiento económico, confianza consumidora y clima empresarial que se publicarán en la zona euro, así como el dato de pedidos de bienes duraderos en EEUU, pero la atención se focalizará sobre todo en el informe de empleo norteamericano después de las buenas cifras arrojadas en noviembre.

En España destacan los datos de PMI manufacturero que se publicarán el lunes, pero sobre todo la primera subasta del Tesoro del año prevista para el jueves día 5 en la que se colocarán bonos y obligaciones. Del lado empresarial, esta semana descontarán dividendo Endesa, que el lunes abonará 0,7 euros brutos por acción, y Red Eléctrica y Cie Automotive que pagarán el jueves 0,23 y 0,2 euros brutos por acción.

Artículos relacionados