EL MONITOR DE LA INNOVACIÓN

El Foro Económico Mundial con­si­dera la in­for­ma­ción frau­du­lenta como una de las grandes ame­nazas

Nace Hoaxy, la herramienta para identificar las noticias falsas

El pro­grama de­tecta en la Red y en las RRSS bulos pro­ce­dentes de 132 pá­ginas web

Google, Facebook y Apple
Google, Facebook y Apple

La in­me­diatez de la in­for­ma­ción de Internet tiene un serio 'pero': la du­dosa fia­bi­lidad de las fuentes y me­dios de los que emana. Por eso, el sis­tema lan­zado por un grupo de in­ves­ti­ga­dores de Indiana (EEUU), de con­so­li­darse, po­dría dar un vuelco a la ma­si­fi­cada cir­cu­la­ción de no­ti­cias en la Red. El in­vento, de nombre Hoaxy, está di­señado para iden­ti­ficar las in­for­ma­ciones falsas y así evitar su pro­pa­ga­ción.

El sistema, que aún se encuentra en fase beta, emplea una serie de buscadores virtuales que rastrean los enlaces provenientes de sitios web de noticias falsas. Una vez detectada la fuente del bulo, un programa informático analiza su recorrido para comprobar su difusión.

Una herramienta para cazar bulos

Este complejo software está pensado para ser accesible para el común de los mortales: basta introducir un tema en su buscador para que de inmediato se despliegue una serie de enlaces a las informaciones falsas que rondan por Internet sobre ese asunto, provenientes de una 'lista negra' de 132 sitios web conocidos por generar bulos.

El 'cazador de mentiras' alcanza también los tweets y las publicaciones de Facebook, proveyendo datos sobre el número de veces que el infundio ha sido compartido en las redes sociales.

Hoaxy ha sido desarrollado por Observatorio de Redes Sociales de la Universidad de Indiana. Filippo Menczer, director del proyecto, se muestra convencido de que las redes sociales "también son últiles para difundir propaganda y desinformación".

Este experto ha trabajado para comprobar de primera mano el auge de las falsas noticias en la Red desarrolló hace años un website experimental que advertía explícitamente al visitante que las informaciones en él contenidas no eran verdaderas. La página tardó meses en ser investigada por sus ingresos publicitarios.

Según el análisis preliminar realizado a través de Hoaxy, las informaciones y artículos dirigidos a desmentir los bulos tardan entre 10 y 20 horas más en ser compartidos por los usuarios.

Un peligro real

La preocupación de las instituciones por el alcance global del problema de la información fraudulenta a través de Internet ha crecido en los últimos años. El Foro Económico Mundial ha incluido este fenómeno entre los principales riesgos a los que la humanidad tendrá que enfrentarse en los próximos decenios, al mismo nivel que la escasez de agua, el cambio climático y la posibilidad de otra crisis económica.

También ha reaccionado el fundador de la reina de las redes sociales: hace unas semanas, el magnate Mark Zuckerberg anunció un plan para acabar con la "desinformación" en su sistema.

@josesmendoza81

Artículos relacionados