LA SEMANA BURSÁTIL

Trump, resultados y BCE

Los mer­cados de va­lores in­ter­na­cio­nales ha en­trado en un pe­ríodo de transición a la es­pera de la “coronación” de Donal Trump, el pró­ximo vier­nes, y del inicio de la tem­po­rada de re­sul­ta­dos. El Ibex 35 ha ce­rrado prác­ti­ca­mente plano en el global de las cinco úl­timas se­siones para quedar en los 9.511 pun­tos.

Consolida así los avances del inicio de año que mantiene intacta la tendencia alcista puesta en marcha a principios de diciembre de 2016. El mercado sigue así muy pendiente de los cambios de política económica y fiscal de la nueva administración norteamericana y su impacto sobre el crecimiento económico, la inflación y los tipos de interés. De momento, la intervención pública de Trump esta semana ha enfriado muchas de las favorables expectativas depositadas por los inversores sobre algunos sectores como el automovilístico y el farmacéutico.

En Europa, por su parte, las buenas cifras de producción industrial en la zona euro, con un crecimiento del 1,5%, se han visto contrarrestadas por la debilidad del mismo dato en Alemania, algo peor de lo previsto. Un comportamiento desigual que puede rebajar las presiones alemanas respecto a la política de estímulos del BCE. A la espera de verificar el nuevo escenario económico y financiero, los expertos creen que las tornas van a cambiar en las bolsas a lo largo de este año con un mayor flujo de dinero hacia los mercados europeos, especialmente el Dax, que les permitirá recortar el amplio diferencial acumulado en estos años respecto a Wall Street. Buena culpa de ello, dicen, la tendrá la debilidad del euro que previsiblemente caerá por debajo de la paridad en su cruce con el dólar.

Aunque no siempre ha sido así, los analistas destacan que desde el pasado verano la caída de la moneda única ha respaldado a la renta variable germana al mejorar las perspectivas de sus compañías exportadoras y el valor de las ganancias de las filiales extranjeras de sus multinacionales. Un efecto que también repercutirá favorablemente en las bolsas españolas, con posibles crecimientos de dos dígitos para final de año, siempre y cuando un recrudecimiento de la crisis de la zona euro o la victoria de posiciones políticas radicales pongan en peligro el futuro de la región.

##Agenda semanal financiera

Los inversores no contarán con demasiadas referencias en la tercera semana del año en la Bolsa a la hora de tomar decisiones. Todo apunta por tanto a un período de consolidación sin grandes movimientos al menos hasta la reunión del jueves, la primera del año, de los miembros del BCE. Es previsible que la autoridad monetaria de la zona euro mantenga su actual política de tipos bajos, pero los operadores deberán estar atentos a las palabras de su presidente Mario Draghi sobre la estrategia a seguir con los estímulos económicos, máxime después de la reciente subida de tipos por parte de la Reserva Federal. El lunes no está prevista la publicación de indicadores importantes y los inversores además tampoco contarán con la referencia de Wall Street, cerrada por la celebración del Día de Martin Luther King.

Más intenso será la sesión del martes cuando se darán a conocer el índice de confianza que elabora el instituto económico alemán ZEW y el informe de la Reserva Federal de Nueva York. Ambos muy seguidos por el mercado. También cobra especial relevancia el dato de IPC del Reino Unido, que ha experimentado un fuerte incremento lastrado por la debilidad de la libra tras la victoria del Brexit, por su posible influencia en un mayor endurecimiento monetario por parte del Banco de Inglaterra.

Para el miércoles, la atención de los operadores se centrará en los datos de inflación de Alemania, de la zona euro y de EEUU. Un aumento de los precios podría añadir presión a posibles subidas de tipos para este año, aunque conviene recordar que estos incrementos se están produciendo de forma coyuntural por el aumento de la cotización de la energía. Desde el país norteamericano llegarán además datos de producción industrial, capacidad de utilización y confianza constructora

El jueves, además, de la reunión del BCE, los inversores deberán estar también pendiente de los permisos de construcción, la FED de Filadelfia y las cifras de construcción de nuevas viviendas en EEUU. Para el viernes, día del nombramiento de Trump, no se esperan indicadores de relevancia para los mercados.

En España destacarán la subasta de letras a 6 y 12 meses prevista para el martes y la colocación de bonos a tres y cinco años y de obligaciones a siete años que se realizará el jueves. Del lado empresarial, este mismo día, el jueves, finaliza el período para recibir el dividendo flexible de Iberdrola en la proporción de una acción nueva por cada 45 antiguas.

Artículos relacionados