La rentabilidad de la banca española superó la media de la UE en el tercer trimestre de 2016, según la EBA

Banca cotizada
Banca cotizada

La ren­ta­bi­lidad sobre re­cursos pro­pios (RoE) de la banca es­pañola se situó al cierre del tercer tri­mestre del año pa­sado en el 7,1%, tres dé­cimas por en­cima de los tres meses an­te­riores y por en­cima de la media del 5,4% co­rres­pon­diente a las en­ti­dades de la Unión Europea (UE), según los datos ac­tua­li­zados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

No obstante, a pesar de la mejora experimentada en el tercer trimestre, el RoE de la banca española era el octavo más bajo de la UE, sólo por encima de Grecia (-10,1%), Portugal (-2,4%), Italia (1,5%), Alemania (2,2%), Chipre (3,6%) y Luxemburgo (6,1%).

Por el contrario, las mayores ratios de rentabilidad en el tercer trimestre de 2016 correspondieron a las entidades húngaras (19,1%), rumanas (17,3%) y búlgaras (16,9%), mientras que la banca letona era la que mayor RoE alcanzaba, con un 14,3%, en la zona euro.

"La rentabilidad siguió viéndose presionada y el RoE anualizado bajó al 5,4%, un punto porcentual por debajo del tercer trimestre del año pasado", indicó la EBA, advirtiendo de que esta referencia se encontraba aún "significativamente por debajo" del coste de capital, que se situó entre el 8% y el 10% para casi la mitad de las entidades consultadas.

De este modo, la relación entre costes e ingresos se elevó en el tercer trimestre a una media del 63% para los bancos de la UE, frente al 60% de un año antes.

Asimismo, la EBA apuntó que la ratio de préstamos en riesgo de mora o improductivos (NPL) bajó al 5,4% para el conjunto de entidades de la UE, una décima menos que en el trimestre anterior, lo que "sugiere que los esfuerzos de supervisión están dando fruto, aunque con lentitud".

En el caso de las entidades españolas, los datos de la EBA muestran que la ratio NPL en septiembre de 2016 alcanzaba el 5,9%, frente al 6% del trimestre anterior, situándose en la zona media de los países analizados, muy por debajo del 47,1% de Grecia y el 46,7% de Chipre, mientras los bancos con mejores resultados eran los luxemburgueses (1,2%) y estonios (1,4%).

De este modo, en su análisis la EBA señaló que el elevado volumen de activos improductivos y la elevada base de costes "representan un reto para la rentabilidad de los bancos de la UE".

Por otro lado, la institución destacó que las entidades de la UE elevaron su ratio de capital común de máxima calidad CET1 al 14,1% en el tercer trimestre de 2016 gracias al aumento de capital y el descenso de activos ponderados de riesgo.

Artículos relacionados