ANÁLISIS

España incluye el caso Telefónica en la agenda de Macri en Madrid

El Gobierno ar­gen­tino fa­vo­rece a Clarín por de­creto mien­tras pos­pone que Telefónica opere como mul­ti­media

Clarin
Clarin

El pre­si­dente ar­gen­tino, Mauricio Macri, tiene pre­visto viajar a España a partir del pró­ximo 21 de fe­brero. Pese a que desde Buenos Aires se pre­senta la vi­sita con un ob­je­tivo claro, el de atraer in­ver­siones para Argentina y re­forzar los lazos po­lí­ti­cos, la úl­tima de­ci­sión de su Gobierno de fa­vo­recer por de­creto al Grupo Clarín y per­ju­dicar a Telefónica pone más que chinas en el ca­mino.

Las dificultades de última hora se las ha puesto el propio presidente argentino pese a que su país no anda sobrado de seguridad jurídica de cara a los inversores. El Gobierno ha dado muchos pasos pero les queda mucho por hacer y no parece que la vía del amiguismo ayude a reducir esas bolsas de pobreza e indigencia descubiertas tras su toma del poder.

Además, todavía no han logrado ponerse de acuerdo con los organismos internacionales para que les validen las cifras oficiales de su economía, como para sembrar más incertidumbre en el ámbito legislativo. Aunque, como reconocen desde Bruselas, el Gobierno de Macri ha logrado poner mucho orden en las catastróficas cuentas y peor realidad heredadas de Cristina Fernández de Kirchner.

El viaje de Macri se sigue también con interés desde algunos ámbitos de la Unión Europea. Interesa a Europa, e interesa a España que para las cuestiones relacionadas con Iberoamérica mantiene un peso específico claro.

Desde el europarlamento se lamentan de que la última decisión del Gobierno Macri en materia de comunicaciones pudiera servir para ayudar a frustrar el que se considera un momento adecuado para relanzar las relaciones entre la Unión Europea y esta zona de América.

Dado por muerto el tratado de libre comercio entre EEUU y la UE, una parte de altos funcionarios y parlamentarios europeos consideran llegado el momento de revitalizar las relaciones con Iberoamérica.

El Presidente argentino viaja acompañado de su esposa Juliana Awada. La visita que se ha pospuesto en varias ocasiones por la situación del Gobierno en funciones en España durante once meses, se hace coincidir ahora con la Feria de Arte Contemporáneo, ARCO, donde Argentina es uno de los países invitados.

Macri también ha expresado al Gobierno español su interés por tener un encuentro privado con dos líderes políticos autonómicos que representan el futuro, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Todo muy bien, pero en el terreno de lo concreto la inversión más importante de una empresa española como Telefónica en Argentina, sigue sin generar el efecto multiplicador que sus dirigentes esperan alcanzar desde hace tiempo.

Y ahora y pese a que Macri prometió enviar una ley al Congreso, ha cambiado las reglas de juego de medios sin debate y en favor de una empresa multimedia como el Grupo Clarín. A través de un decreto, el Ministerio de Comunicaciones que controla el radical Oscar Aguad le permite al grupo amigo incorporarse de inmediato al mercado de las telecomunicaciones y ofrecer servicio de 4G. Mientras tanto Telefónica, como otras empresas en situación similar, tendrá que esperar a dar servicio de TV por cable en 2018.

Con la firma de Macri, la del actual Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña y el titular de Comunicaciones, Óscar Aguad, el decreto 1340/2016 abre la posibilidad de que una misma empresa brinde el servicio de telefonía fija, móvil, TV por cable y servicio de Internet, lo que se conoce como ‘cuádruple play’.

Pero lo hace de forma diferencial. El servicio de cuádruple play solo estará vigente para las zonas de Capital Federal, conurbano de Buenos Aires, Rosario y ciudad de Córdoba. Deja a criterio del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) habilitarlo en el resto del país.

Además el decreto habilita al ENACOM para reasignar frecuencias del espectro radioeléctrico y brindar servicios en esas frecuencias asignadas inicialmente para otro fin. En el caso concreto de Nextel, la empresa controlada por Clarín puede montar su red de 4G sobre las frecuencias ya asignadas. Las telefónicas podrán comenzar a dar el servicio de 5G sobre las ya existentes. El decreto establece además que en el plazo de seis meses se llamará a licitación para nuevas frecuencias de telefonía móvil.

Así el Gobierno de Macri cambia por decreto las reglas de juego del mercado de medios y de las nuevas tecnologías de información y la comunicación, ya facilita la expansión del grupo Clarín, considerado el principal aliado de la administración Cambiemos, la coalición ahora en el poder y fundada entre Elisa Carrió (de la Coalición Cívica ARI), Mauricio Macri (del PRO) y Ernesto Sanz (de la Unión Cívica Radical).

Telefónica anunció la pasada semana que tiene previsto recurrir la decisión. Ahora no hay que descartar las posibilidades que se abren en Madrid a partir del próximo día 21 de marzo con la llegada de Macri. Pero ya hay fuerzas que se están moviendo.

Artículos relacionados