DESDE EL PARQUET

REE pierde chispa

La sentencia del Tribunal Supremo en la que se avalaban las tasas de los ayuntamientos a los tendidos eléctricos por el uso del dominio público no le han sentado nada bien a las acciones de Red Eléctrica. El Tribunal ha aceptado que los ayuntamientos puedan catalogar como construcciones las líneas eléctricas de alta tensión y las canalizaciones de gas, de agua y de hidrocarburos, de cara al cálculo de la tasa por utilización del dominio público local.

Esta sen­tencia que da la razón a los ayun­ta­mientos de Arteixo (A Coruña), Serradilla (Cáceres) y Villalcampo (Zamora), –que ha­bían im­puesto estas tasas en sus or­de­nanzas fis­cales de 2014– crea ju­ris­pru­dencia y ame­naza con una ava­lancha de nuevas tasas en el resto de ayun­ta­mientos que pueden poner en un com­pro­miso la evo­lu­ción de la cuenta de re­sul­tados de REC.

Las ac­ciones del gestor de la red eléc­trica es­pañola han reac­cio­nado con una caída pre­ven­tiva del 3% a la es­pera de que en los pró­ximos meses se cuan­ti­fi­quen los efectos de este nuevo es­ce­na­rio. Pero lo peor de todo es que la co­rrec­ción ha ve­nido a in­te­rrumpir el pro­ceso de re­cu­pe­ra­ción puesto en marcha por el valor a prin­ci­pios de di­ciembre tras un duro ajuste desde los má­ximos his­tó­ricos re­gis­trados el pa­sado mes de agosto sobre los 20 euros por ac­ción.

Ahora, las ac­ciones de la eléc­trica tratan de en­con­trar apoyo sobre la cota de los 17 eu­ros, donde se ubica su nuevo so­porte. De rom­perlo a la baja po­dría caer hasta los 16,2 euros y de aguan­tarlo se abriría un es­ce­nario de con­so­li­da­ción con una pre­vi­sible ten­dencia la­teral a corto y medio plazo.

Todo de­pen­derá de cómo afronta la com­pañía los retos de los pró­ximos meses entre los que des­tacan la aper­tura del sector a nuevos ope­ra­dores o la ges­tión de la in­ter­co­ne­xión entre España y Francia.

Artículos relacionados