DESDE EL PARQUET

REE pierde chispa

La sen­tencia del Tribunal Supremo en la que se ava­laban las tasas de los ayun­ta­mientos a los ten­didos eléc­tricos por el uso del do­minio pú­blico no le han sen­tado nada bien a las ac­ciones de Red Eléctrica. El Tribunal ha acep­tado que los ayun­ta­mientos puedan ca­ta­logar como cons­truc­ciones las lí­neas eléc­tricas de alta ten­sión y las ca­na­li­za­ciones de gas, de agua y de hi­dro­car­bu­ros, de cara al cálculo de la tasa por uti­li­za­ción del do­minio pú­blico lo­cal.

Esta sentencia que da la razón a los ayuntamientos de Arteixo (A Coruña), Serradilla (Cáceres) y Villalcampo (Zamora), –que habían impuesto estas tasas en sus ordenanzas fiscales de 2014– crea jurisprudencia y amenaza con una avalancha de nuevas tasas en el resto de ayuntamientos que pueden poner en un compromiso la evolución de la cuenta de resultados de REC.

Las acciones del gestor de la red eléctrica española han reaccionado con una caída preventiva del 3% a la espera de que en los próximos meses se cuantifiquen los efectos de este nuevo escenario. Pero lo peor de todo es que la corrección ha venido a interrumpir el proceso de recuperación puesto en marcha por el valor a principios de diciembre tras un duro ajuste desde los máximos históricos registrados el pasado mes de agosto sobre los 20 euros por acción.

Ahora, las acciones de la eléctrica tratan de encontrar apoyo sobre la cota de los 17 euros, donde se ubica su nuevo soporte. De romperlo a la baja podría caer hasta los 16,2 euros y de aguantarlo se abriría un escenario de consolidación con una previsible tendencia lateral a corto y medio plazo.

Todo dependerá de cómo afronta la compañía los retos de los próximos meses entre los que destacan la apertura del sector a nuevos operadores o la gestión de la interconexión entre España y Francia.

Artículos relacionados