DESDE EL PARQUET

Retos de Amadeus

Los ges­tores pa­tri­mo­niales con­ti­núan atentos a Amadeus, com­pañía que afronta un ca­len­dario es­pe­cial­mente in­tenso en 2017 por la re­no­va­ción de con­tratos con las ae­ro­lí­neas con las que tra­baja. En estos días, ha anun­ciado ya la re­no­va­ción de Ryanair con su fi­lial Navitaire del con­trato de los ser­vi­cios de re­servas y con­trol de sa­li­das, entre otros, hasta 2025, fecha en la que se cum­plirá 25 años de co­la­bo­ra­ción entre ambas so­cie­da­des.

Una noticia muy positiva según los expertos de Renta 4 pues la aerolínea irlandesa es el principal cliente de Navitaire, empresa especializada en el desarrollo de soluciones tecnológicas para aerolíneas de bajo coste e híbridas y adquirida por Amadeus en marzo del año pasado.

En el horizonte de próximas renovaciones de contrato se sitúa el grupo hispano-británico IAG, entre otros. Aunque pocos dudas de su continuidad como cliente, este es uno de los pocos factores que pueden imprimir cierta incertidumbre a Amadeus. Una compañía que a juicio de los expertos seguirá ofreciendo noticas positivas en los próximos meses.

Los analistas de Renta 4, de hecho, han reiterado su recomendación de sobreponderar tras establecer su precio objetivo en 45,6 euros por acción, lo que supone un potencial de revalorización del 5% desde su actual cotización.

Pese a algunos ajustes puntuales para recoger beneficios, las acciones de la empresa mantienen una clara directriz alcista que le permitió cerrar 2016 con una revalorización acumulada del 15%. Una tendencia que parece mantenerse en estos primeros compases del año, aunque se empieza observar un cierto agotamiento conforme se acerca a la cota de los 44,64 euros por título, máximo histórico del valor registrado a principios del pasado mes de octubre.

Si supera ese nivel, parece razonable que alcance a corto y medio plazo los objetivos fijados por los expertos por encima de sus actuales máximos. En caso de chocar con él podría iniciar un nuevo proceso correctivo –sin abandonar la directriz alcista primaria desde 2012– en busca de recuperar bríos sobre la cota de los 42,8 euros. En cualquier caso, a corto y medio plazo, las sensaciones sobre el valor, con una rentabilidad por dividendo cercana al 2%, son muy buenas y los posibles ajustes pueden ser aprovechados para entrar a mejores precios o seguir acumulando.

Artículos relacionados