DESDE EL PARQUET

Amper, nuevos objetivos

Cuando el ejer­cicio no ha hecho más que em­pezar ya hay va­lores que están de­jando su im­pronta en el mer­cado. Es el caso de Amper, que ha subido más del 25% en la pri­mara se­mana y ya acu­mula una es­pec­ta­cular re­va­lo­ri­za­ción del 50% desde que el 28 de di­ciembre ce­rrara un acuerdo para la ad­qui­si­ción de Nervión, una so­ciedad es­pe­cia­li­zada en la pres­ta­ción de ser­vi­cios in­dus­triales en sec­tores es­tra­té­gi­cos.

La compañía tecnológica se ha comprometido a abonar 4,75 millones de euros convertibles en acciones y para ello, de forma paralela ha alcanzado un acuerdo de financiación con Alterfin por un total de 6,75 millones de euros convertibles en acciones de Amper. Esta operación ha sido muy bien recogida por el mercado pues supone un giro de tuerca a su estructura financiera y a su plan estratégico después de cerrar el año pasado la venta de su negocio en el Pacífico Sur.

No en vano, las expectativas depositadas en Nervión son muy altas pues se estima que este mismo año facturará más de 100 millones de euros con un Ebitda de 4,7 millones de euros. Además espera finalizar el año sin deuda financiera pendiente.

Tras esta noticia, las acciones de Amper han experimentado una espectacular subida en vertical que viene a poner la guinda a la progresiva mejora mostrada desde finales de junio en la que mostró sus intenciones de aprovechar los recursos por la venta de activos para seguir creciendo vía adquisiciones y volver al pago de dividendo. Algo que parece estar cumpliendo a rajatabla.

De este modo, la cotización del valor se ha multiplicado por más de tres desde los mínimos anuales por debajo de los 0,10 euros por acción registrados a mediados de 2016.

Desde el punto de vista técnico, con esta subida, se han roto todos los moldes para poder anticipar los próximos movimientos. De momento, los expertos técnicos observan una posible zona de resistencia en torno a los 0,3 euros por acción, pero si siguen la presión compradora, acompañada además por un alto volumen de negocio, la superará con rapidez. A partir de ahí tendría un altísimo potencial de subida con el camino despejado hasta las inmediaciones de los 0,6 euros por acción.

Los expertos temen un movimiento similar al registrado en mayo de 2015 con la ampliación de capital realizada por el grupo tecnológico. En aquella ocasión llegó a subir más de un 250% en apenas unos días para luego volver a desinflarse en las siguientes dos semanas hasta los mismos niveles de partida. Ahora, sin embargo, el movimiento se está viendo aguantado por una mejor expectativa empresarial y de gestión de la compañía, por lo que a pesar de algunas posibles correcciones por recogidas de beneficios, parece más factible alcanzar sus nuevos objetivos de precio.

Artículos relacionados