Monitor del Seguro

En el úl­timo año la in­ver­sión en startup del se­guro se ha mul­ti­pli­cado por cuatro

Insurtech: Comienza la cuarta revolución industrial

Todavía no existen in­ver­sores pro­fe­sio­nales es­pe­cia­li­zados 100% en el sector

insurtechtalks
Insurtechtalks

El sector ase­gu­rador se está aso­mando a un mundo nuevo, el que le están mos­trando las em­presas na­cidas de la unión del se­guro y la tec­no­lo­gía. Es el fe­nó­meno in­sur­tech. Los ex­pertos afirman que to­davía se en­cuentra en una fase muy ini­cial, “va unos 8 años por de­trás del fin­tech, pero es uno de los ám­bitos que más va a crecer en 2017, y donde más se va a in­vertir en España”. Es la opi­nión de José María Torrego, di­rector del diario es­pe­cia­li­zado en em­pren­di­miento El Referente, que re­cien­te­mente par­ti­cipó en III edi­ción de las ‘insurtechtalks’, un foro de de­bate pro­mo­vido por AXA Opensurance.

Las cifras le dan la razón. Según explicó Sergio Gómez, adjunto a la Dirección de Innovación Corporativa de Mapfre, en un webinar organizado por Fundación Mapfre sobre este tema, la inversión en insurtech es la décima parte de la que hay en fintech. Pero en el último año se ha multiplicado por cuatro, mientras que en fintech no ha llegado a ser el doble. En el último ejercicio, la inversión en insurtech equivale al acumulado de los últimos cinco: “Estamos en el inicio de la cuarta revolución industrial”.

En estos momentos hay en España 68 startup relacionadas con el seguro: el 50% de ellas se crean en Madrid, un 25% nacen en Barcelona, y el 25% restante principalmente en Valencia, Bilbao y Sevilla. Más del 50% de las insurtech se han fundado en los últimos tres años, entre 2014 y 2016, según datos de El Referente. En este ámbito todavía no existen inversores profesionales especializados 100%. Las insurtech están muy alineadas al mundo fintech, de forma que los inversores que apuestan por estas últimas empiezan a hacerlo también por las startup del mundo asegurador.

Estos datos muestran que efectivamente el fenómeno insurtech está dando sus primeros pasos siguiendo la estela de las fintech, lo cual ha dado cierta ventaja al sector asegurador, ya que le ha permitido aprender de los errores de la banca. Si se analizan las declaraciones y las informaciones sobre el sector financiero de los últimos años se ve claramente que los bancos han percibido a las fintech desde el inicio como una amenaza, un competidor. Esta percepción ha ido cambiando progresivamente y ahora se habla mucho más de colaboración. En el seguro esa cooperación ha existido prácticamente desde el arranque del fenómeno insurtech, por lo que, aunque más tarde que los bancos, las aseguradoras se han ahorrado un tiempo precioso en averiguar las bondades de esa cooperación y sobre todo en ser conscientes de que es algo inevitable: Las startup del seguro van a ser un complemento obligatorio para las compañías.

Que las insurtech han llegado para quedarse parece claro, pero en qué consistirán los cambios en el sector asegurador. Sergio Gómez analiza el impacto que tendrán estas startup en la cadena de valor del seguro en cuatro niveles. El primero es la optimización de los procesos a través de la digitalización, algo que ya se está realizando. El segundo impacto será en la redefinición de productos y servicios adaptados a las necesidades de los clientes. Un tercer nivel se enfoca en la redefinición de los modelos de negocios, como todos los modelos de peer to peer (P2P) en el que un grupo de personas asumen un riesgo. En un cuarto nivel estas empresas podrán cambiar la naturaleza misma del riesgo a través, por ejemplo, de la creación del coche autónomo.

Desde la óptica del cliente, todos estos avances permitirán personalizar el riesgo que asume desde el punto de vista tanto del precio como de las coberturas. Además, facilitarán la prevención, y en caso de siniestro, una atención temprana. Un tercer elemento es la ‘experiencia de cliente’: las aseguradoras podrán participar de forma más activa en la vida del cliente ayudándole no solo con productos aseguradores sino con servicios que le hagan su vida más fácil y segura.

Tras estos planteamientos generales, hay tendencias concretas dentro del ámbito insurtech que permitirán hacer realidad la transformación del sector que pronostican los expertos. En este ejercicio 2017 desde AXA vaticinan que las startup del seguro se van a centrar en el desarrollo de chatbots, programas de inteligencia artificial diseñados para simular una conversación con una persona al proveer respuestas automáticas a entradas hechas por el usuario. Otra línea de trabajo será la del coche y la casa conectados, que permitirá crear seguros más personalizados.

La tercera tendencia es el blockchain, la tecnología subyacente del bitcoin que permite realizar transacciones financieras entre dos participantes de manera segura sin necesidad de utilizar un intermediario y que contribuirá a hacer más eficientes los procesos de las aseguradoras y a crear nuevos modelos de negocios ‘pay per use’. Por último, los expertos creen que este año será también el de los ‘nano seguros’, pólizas creadas específicamente para algunas particularidades o cosas que haga el cliente de las aseguradoras.

El fenómeno insurtech, por tanto, promete favorecer el desarrollo del sector asegurador, la optimización de los procesos, el aumento de la cartera de servicios, e incluso avanzar en la forma de contratación. En el webinar organizado por Fundación Mapfre, José Miguel Rodríguez-Pardo, representante de la Comisión de Riesgos Personales de la Asociación Española de Gerencia de Riesgos y Seguros (Agers), resumía su impacto en el sector de la siguiente manera: “Es uno de los momentos clave para el seguro privado, similar a la aparición de internet, que permitirá redefinir la interpretación que las compañías hacen de las contingencias, del interés asegurable y, consecuentemente, del propio contrato de seguro”.

Artículos relacionados