News Links

Tensión por el agrio debate, por el doble 170-180 y por las terceras elecciones

‘El ín­dice es­pañol de bonos so­be­ranos ha re­gis­trado una caída del 0,9%, el peor re­sul­tado desde di­ciembre pa­sa­do’.

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy.

En Francia ha di­mi­tido el mi­nistro Emmanuel Macron, con in­ten­ción de sus­ti­tuir al pre­si­dente François Hollande, En Gran Bretaña, casi la mitad del Gobierno de David Cameron hizo cam­paña a favor del Brexit, en abierto choque con el primer mi­nis­tro. En EEUU tam­poco existe eso de la dis­ci­plina de voto en el Senado ni en la Cámara de Representantes. Sólo la con­ciencia in­di­vi­dual y el com­pro­miso con los elec­tores en la cir­cuns­crip­ción co­rres­pon­diente. Y así en otros paí­ses. Menos en España.

Toda la gran prensa internacional recalca este fin de semana que la fallida investidura de Mariano Rajoy se ha consumado por un doble 170-180: Bloomberg, The New York Times, The Wall Street Journal, The Guardian, Financial Times… Todos untualizan que ni un solo voto ha cambiado de signo. Y pocos se prevén de aquí al límite del 31 de octubre para evitar las terceras elecciones, por lo que una nueva consulta a las urnas es la opción que se considera más probable.

Así lo cuenta Raphael Minder en el NYT: ‘Rajoy necesitaba una mayoría simple, que podría haber logrado si al menos once diputados se hubieran abstenido en la votación. En lugar de eso, cada parlamentario emitió su voto de acuerdo con la línea del líder del partido, subrayando la férrea disciplina en un sistema español que no tiene cultura de disensión o revuelta de los diputados de a pie’.

Con este mecanismo esclerotizado, en realidad la política española se reduce a cuatro votos, los de los cuatro dirigentes o caudillos, además de los otros grupos más pequeños, que también votan todos a una fuenteovejuna. Para eso podría votarse con una calculadora y ya está, con considerable ahorro de presupuesto y teatralización. Esto no lo dice Minder, pero se desprende de su crónica, en la que también pone el acento en que en la política española no hay costumbre de pactar, de negociar, de ceder para llegar a acuerdos.

El NYT insiste, como se ha venido señalando en diferentes medios desde hace tiempo, en que el fracaso se debe ‘en parte al antagonismo entre los líderes’, en particular entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. Las posibilidades ahora de Sánchez si se lanza a la intentona que sugirió el viernes ‘parecen escasas’. En particular porque ‘muchos socialistas temen que cualquier acuerdo con Podemos pueda ayudarle a reemplazar al PSOE como principal fuerza de la izquierda’.

¿Hay solución a la vista? El diario neoyorquino y otros se refieren al posible cambio de escenario tras las elecciones del 25-S en Galicia y País Vasco. Hasta entonces, ‘se esperan pocos movimientos en el punto muerto’, apunta Jeannette Neumann en The Wall Street Journal. Pero es que ni siquiera con el PNV llegaría el PP a los 176 votos necesarios, aparte de que han anunciado que seguirán en el No.

La corresponsal del WSJ se atreve a comentar que el PP espera persuadir al menos a algunos diputados socialistas a que dejen de oponerse’, y lo mismo opina Vincenzo Scarpetta, analista del think tank Open Europe: confía en que los barones fuercen un cambio de actitud y permitan la formación de un Gobierno.

Sin embargo, hay dos pegas. Una, los propios planes del líder del PSOE si se lanza a la piscina de nuevo. Y otra, ‘el duro choque entre Rajoy y Sánchez’, como señala Antonio Barroso, de Teneo Intelligence: eso ‘hace menos probable que antes una suavización de la postura socialista’. Por tanto, según Neumann, ‘acechan las terceras elecciones’

En Bloomberg, Esteban Duarte titula también sobre la probabilidad de ir de nuevo a votar, aunque se detiene a explicar las opciones tras las autonómicas en el País Vasco, sobre todo si el PNV necesitara ayuda para seguir en el poder. Pero sólo menciona de pasada si esa ayuda sería del PP o del PSOE, cuyas expectativas electorales son más bien magras.

Lo que sí hace Bloomberg en una segunda crónica es hacer hincapié en los riesgos que para la economía ya están asomando: la deuda española ha tenido ‘la peor semana desde junio por la preocupación sobre la política’. El índice español de bonos soberanos de la agencia ha registrado una caída del 0,9%, ‘el peor resultado desde el 4 de diciembre pasado’. Es decir, el peor desde antes del 20-D.

En The Guardian, Sam Jones reitera los puntos principales: la derrota de Rajoy dos veces ‘por el mismo margen’, el debate ‘que echaba chispas’, la sugerencia de Sánchez de que podría promover una alternativa de ‘las fuerzas el cambio’ y la posibilidad de las terceras elecciones. Pero está por ver que su resultado fuera a desatascar el bloqueo.

Y en Financial Times, Tobias Buck no es más optimista: se han ‘evaporado las esperanzas de acabar con el bloqueo político desde hace ocho meses, lo que prepara el camino para una tercera elección en un año’. También remacha que ‘los crecientes duros ataques’ socialistas a Rajoy’ indican que no hay vuelta atrás, a no ser que se produzca ‘un desafío interno al liderazgo’ de Sánchez. O que en diciembre, las urnas certifiquen ‘que los socialistas se beneficien de una repetición de las elecciones, lo que les podría ayudar a consolidar su ventaja sobre Podemos’.

Artículos relacionados